Economía

El peso arranca semana en compás de espera

12 febrero 2014 5:9 Última actualización 04 marzo 2013 14:37

   [Bloomber] Dentro de este contexto, el peso mostró fortaleza, al presentar un comportamiento lateral.   



Esteban Rojas H. 

Al inicio de la semana, se observó cierto nerviosismo, como respuesta a medidas aplicadas en China y a la desgastante disputa presupuestaria en los Estados Unidos. Dentro de este contexto, el peso mostró fortaleza, al presentar un comportamiento lateral.

El dólar, en operaciones de mayoreo, cerró el lunes en 12.7723 unidades a la venta, lo que implicó un marginal avance con respecto al cierre del viernes de 12.7798 unidades.

En una jornada con cierta volatilidad, originó que el tipo de cambio registrará un máximo en 12.7949 y un mínimo en 12.7673 unidades, aunque sin romper ningún parámetro considerado como clave.

En el plano internacional, se notó un comportamiento mixto del dólar, a pesar de que Janet Yellen, la vicepresidenta de la Reserva Federal estadounidense, declaró que la política de estímulos todavía es necesaria, debido al bajo nivel en que opera la economía respecto de su potencial.

La expansión monetaria aplicada por bancos, como el de Reserva Federal, tiende a minar la fuerza de las divisas. En el caso de dólar, en ocasiones muestra un repunte, debido más al efecto de su mayor demanda como activo de refugio, más que a la consideración de la existencia de sólidos fundamentales en la economía norteamericana.

Para la principal economía del mundo, no le es muy favorable en estos momentos el contar tampoco con una divisa fuerte, dado que también contribuye a restarle competitividad a su sector exportador.

En el arranque de la sesión existió una mayor aversión al riesgo por las medidas anunciadas en China, tendientes a frenar el alza en los precios de las viviendas. Ello, sugiere que el sector inmobiliario se está recalentando, lo cual puede limitar el avance de la economía del gigante asiático.

De reforzarse las expectativas de mayores dificultades en el segundo motor de la economía mundial, es probable que una mayor cantidad de países apliquen una estrategia tendiente a apoyar en mayor medida a sector exportador, lo que generaría las condiciones para un nuevo capítulo en la denominada guerra de divisas.

En el Viejo Continente, los participantes mantuvieron una postura conservadora ante la posibilidad de que una serie de datos económicos negativos, dados a conocer en los últimos días, puedan llevar al Banco Central Europeo a adoptar una política monetaria todavía más expansiva.

El euro se mantuvo cerca de mínimos de dos meses y medio, al poner a prueba nuevamente un importante soporte ubicado alrededor de 1.30 dólares.

En Japón, el yen logró avanzar a pesar de las declaraciones del recientemente denominado responsable del Banco central, en el sentido de que haría todo lo posible por evitar la deflación.