Economía

El peso acumula apreciación de 4.58% en 5 semanas

12 febrero 2014 5:19 Última actualización 05 abril 2013 13:44

[Bloomberg] El dólar en operaciones de mayoreo cierra en 12.195 unidades. 



Esteban Rojas H
 
El viernes, la coyuntura de debilidad del dólar en el mercado internacional fue aprovechada por el peso, para marcar su mejor momento desde el 17 de agosto del 2011. En cinco semanas, la moneda nacional ha visto acelerado su avance, lo que prende las luces amarillas e incrementa la posibilidad de una intervención de la autoridad para regular la sobre oferta del billete verde.

De acuerdo a cifras proporcionadas por el Banco de México, el dólar en operaciones de mayoreo cerró en 12.195 unidades, lo que implicó para el peso una ganancia de 12.57 centavos, semejante a 1.02%.
Los participantes en el mercado cambiario internacional huyeron del dólar, como resultado de cifras mixtas dadas a conocer en el mercado laboral norteamericano.

Durante el pasado marzo, la generación de nuevos puestos de trabajo se incrementó en una cifra raquítica de solamente 88,000 empleo, lejos de los 200,000 estimados. En tanto que la tasa de desempleo bajo de 7.7 de febrero a 7.6% en el tercer mes del año.

El billete verde retrocedió 0.37% con respecto a una canasta de seis divisas referenciales. La caída fue particularmente notaria, frente al euro y la libra esterlina.

En contraste, el yen retrocedió al saltar por arriba de la barrera de 97.0 unidades, todavía afectada por las acciones anunciadas el jueves por el Banco Central de Japón, en el sentido de inyectar carretadas de liquidez al mercado, mediante la compra de bonos.

El hundimiento del dólar estuvo en consonancia con la posibilidad de que no solamente la Reserva Federal mantenga su actual política de estimulo monetario, sino que, incluso, pudiera reforzarla con nuevos apoyos, en caso de que la economía no logre salir de su letargo.

En la última jornada de la semana, la extraordinaria recuperación del peso estuvo en consonancia con la debilidad del dólar en el contexto internacional, aunque podría haber sobre reaccionado, desde el punto de vista de los fundamentales.

Una economía norteamericana más débil, implica más dificultades para el sector exportador de nuestro país, lo que no es bueno para la generación de divisas ni para el peso.

La acelerada apreciación del peso, que en las últimas semanas acumuló un avance de 4.58%,  del peso pudiera estar disociándolo de algunos de sus fundamentales. La avalancha de recursos del exterior, debería plantar a las autoridades cambiarias instrumentar medidas para regular la oferta de dólares, sobre todo  de la proveniente de inversiones de portafolio.