Economía

El Panorama Alimentario de noviembre de la FAO

13 febrero 2014 5:0 Última actualización 08 noviembre 2012 22:47

Cifras separadas indicaron el jueves un leve alivio de la presión de los precios generales de los alimentos, pero el índice global de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) de la ONU permaneció cerca de niveles vistos en la crisis de 2008, cuando estallaron saqueos y protestas por los alimentos en algunos países.
El Panorama Alimentario de noviembre de la FAO apuntó a una continua presión sobre la producción de granos en el ciclo actual, tras las sequías de este año en importantes regiones productoras desde el Mar Negro hasta la franja cerealera de Estados Unidos.
La producción de trigo, que también sufrió fuertemente en las sequías en Europa oriental y Asia central, caería 5.5% a 661 millones de toneladas, dijo el organismo.
La producción mundial de cereales caería 2.7% a 2,284 millones de toneladas en el ciclo 2012/2013, dijo la FAO, reduciendo levemente su pronóstico anterior de 2.286 millones de toneladas.
"El suministro y la demanda mundial de cereales de este ciclo están resultando mucho más estrechos que en 2011/2012, con una producción global inferior a la demanda proyectada y existencias de cereales que disminuyen fuertemente", aseguró el organismo.
La sequía del Mar Negro habría recortado la producción de trigo en Rusia y Ucrania en un 30%, mientras que Kazajistán verá una disminución de más del 50% en su cosecha.
La producción de trigo subiría en Estados Unidos pero la producción de maíz del país fue diezmada por una sequía que tomó por sorpresa a productores y recortó la cosecha de maíz.
Sobre el trigo, la FAO señaló que los niveles estaban cerca del promedio de los últimos 5 años y dijo que las siembras el año próximo en las principales regiones productoras igualarían o incluso superarían los niveles vistos en 2012, lo que apunta a un alza en la producción en el próximo ciclo.
Sin embargo, Abdolreza Abbassian, economista senior de la FAO, dijo que el pronóstico aun era muy tentativo y que se requeriría una fuerte alza en la producción el año próximo para aliviar la presión en los precios.
"Cualquier cosa menos que un incremento significativo significaría una nueva necesidad de reducir las existencias, lo que sería obtener niveles críticamente bajos y por lo tanto precios más altos", dijo el economista.
"Necesitamos una producción muy fuerte de trigo, maíz y soja, sin duda estos tres cultivos importantes", agregó.