Economía

El Goliath lleva material y proyectos de Pemex, afirman extripulantes

Miembros de la tripulación que laboraba en el barco dijeron que fueron desembarcados el 27 de febrero, luego que estallara el escándalo de la empresa Oceanografía.
Yoisi Moguel / Corresponsal
11 marzo 2014 16:50 Última actualización 11 marzo 2014 16:52
Goliath: Barco perdido de Oceanografía

Goliath: Barco perdido de Oceanografía

CIUDAD DEL CARMEN.- En su huída de México, el barco Goliath se habría llevado millones de pesos en material para perforación de Pemex y proyectos de gran relevancia que iniciaría la paraestatal en la sonda de Campeche.

Trabajadores del navío desaparecido de aguas mexicanas aseguran que fueron desembarcados el jueves 27 de febrero cerca de la zona de plataformas ubicadas en el Golfo de México, frente a la Isla del Carmen, con el argumento de que era una orden superior porque la embarcación tenía que salir a atender con urgencia un problema que se había suscitado.

De acuerdo con tripulantes del barco, el capitán, de origen noruego, decidió ir a atracar en el muelle de Coatzacoalcos, Veracruz, para bajar el material y documentos entre los que se encontraban proyectos a realizar para Pemex, pero por la premura del tiempo y el aviso de que la embarcación sería asegurada, regresó y le pidió al personal mexicano que desalojara a la brevedad posible.

Incluso, cuando llegaron al área conocida como las boyas, a aproximadamente 10 millas náuticas del litoral carmelita, las lanchas de traslado de pasajeros de la empresa Oceanografía ya estaban esperando para que descendieran y fueran llevados a tierra firme.

Así, el Goliath emprendió la huída, y, de acuerdo con los empleados, salió por el Canal de Yucatán para ir por Cuba, posteriormente llegar a Panamá y tomar rumbo al Pacífico para internarse en aguas europeas y evadir la acción de embargo de la justicia mexicana.

Los empleados que estaban en la embarcación, que por razones de seguridad no quisieron dar sus nombres, sostienen que la nave estaba cargada de combustible, alimentos y material para perforaciones, que tiene un alto costo en el mercado internacional.

Los propios trabajadores descartaron la posibilidad de que el Goliath se quede varado en alta mar, ya que sus provisiones alcanzaban para varios días de labores.

Los empleados de Oceanografía que laboraran a bordo de esa embarcación aseguran que les tomó por sorpresa la orden de abandonar el barco, pues no había ningún motivo de emergencia o mal tiempo para llevar a cabo esa acción.

En la embarcación sólo quedaron a bordo empleados de nacionalidad noruega y filipinos, quienes se supone regresarán a sus lugares de origen una vez que estén en aguas internacionales.