Economía

El euro profundiza su caída; toca mínimo intradía de 1999

El euro llegó a 1.1731 dólares, su paridad más baja desde que se lanzó la moneda común en 1999, aunque se recuperó y al final concluyí con una ganancia marginal de 0.08 por ciento; las expectativas de corto y mediano plazos son negativas.
Efrain H. Mariano
14 enero 2015 22:6 Última actualización 15 enero 2015 5:0
[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

La moneda única europea descendió el miércoles hasta un mínimo intradía de 1.1731 dólares, su paridad más baja desde el año del lanzamiento de la moneda común, en 1999.

Al final concluyó con una ganancia marginal de 0.08 por ciento, sobre niveles de 1.1783 dólares por euro.

Desde su lanzamiento, el euro ha experimentado fuertes fluctuaciones. A finales del año 2000, la moneda única se depreció a un mínimo histórico de 0.85 dólares por moneda común; pero a inicios de 2008 escaló hasta un récord cercano a 1.60 dólares por euro.

La moneda del bloque, que actualmente experimenta una caída de 16.2 por ciento frente al dólar desde su máximo de 2014 ubicado en 1.3995, establecido el 8 de mayo, podría depreciarse más todavía.

De hecho, las expectativas de los mercados están totalmente orientadas a una constante debilidad de la moneda común europea.

Desafortunadamente, el factor principal de la debilidad es la desconfianza en la economía de la región, lo que podría disminuir los efectos positivos de la caída de la moneda al sector exportador.

Los inversionistas abandonan el euro desde finales de mayo del año pasado, debido a que el Banco Central Europeo (BCE) relajó su política monetaria para combatir el estancamiento o bajo crecimiento y la desaceleración de la inflación en la zona euro.

Se espera que el BCE probablemente aplique en su encuentro del 22 de enero un incómodo programa de estímulo cuantitativo, la misma flexibilización cuantitativa que la decretada el año pasado por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

De hecho, los mercados consideran inminente la compra de bonos soberanos en los próximos meses por parte del BCE, a fin de reimpulsar a la economía de la región.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha confirmado que la institución se está preparando para comprar deuda soberana de los países de la zona euro y ha recalcado que todos sus miembros están decididos a cumplir con el mandato del organismo.

Sin embargo, los mercados siguen a la expectativa porque el BCE no ha mencionado montos para la operación, cifra clave en este tipo de información para los mercados.

Para analistas, es muy poco probable que el descenso del euro vaya a concluir pronto.

Por un lado, la Fed y el BCE son divergentes en la política monetaria, escenario que por sí mismo debe fortalecer al dólar y debilitar el euro.
Deutsche Bank, en una nota emitida el martes, revisó a la baja sus proyecciones para el euro.

Ahora la firma de inversión estima que la divisa europea descenderá a 1.10 dólares para 2015, bajará a 1.00 para el año entrante y podría llegar a romper la paridad uno a uno en el año 2017 cuando augura precios de hasta 0.90 dólares por cada euro.

La casa de análisis, igual que prácticamente todas las que refieren estudios sobre el tema, no observan factores de corto y mediano plazos que le proporcionen impulso al euro respecto al dólar.

A menos que suceda una tragedia económica en Estados Unidos; factor que también los analistas consideran muy poco probable.

Por su parte, Goldman Sachs, incluso, estima que la paridad euro-dólar; es decir, uno a uno, regresará a finales de 2017, la primera ocasión que sucedería desde 2002 y una muestra de que la moneda común europea tiene una perspectiva negativa cuando menos para los próximos dos años.