Economía

El algoritmo que detecta
a empleados deshonestos llega a Wall Street

JPMorgan implementará un programa para predecir los patrones de conducta de sus empleados en un intento por sanar una industria golpeada por la manipulación de los mercados.
Bloomberg
08 abril 2015 14:10 Última actualización 08 abril 2015 20:22
wall street

(Bloomberg)

De por sí los operadores de Wall Street ya se sienten amenazados por computadoras que pueden hacer su trabajo más rápido y a menor costo, pero ahora los humanos de las finanzas también tendrán que preocuparse por los algoritmos que vigilan que se porten bien.

JPMorgan Chase, que ha acumulado más de 36 mil millones de dólares en honorarios legales desde la crisis financiera, implementará un programa para identificar a los empleados deshonestos antes de que tomen el camino equivocado, según Sally Dewar, responsable de asuntos normativos para Europa, que supervisa la iniciativa.

El software recibirá docenas de informaciones: si los trabajadores faltan a las clases de contralor normativo, infringen normas de negociación personal o violan los límites del riesgo de mercado.

“Es muy difícil para el responsable de una empresa recibir cientos de datos y empezar a trazar un cuadro sobre un operador o una mesa de negociación en particular”, dijo Dewar, de 46 años, el mes pasado en una entrevista. “La idea es perfeccionar esos datos para ayudar a predecir los patrones de conducta”.

El programa de vigilancia de JPMorgan, que se está probando en el ámbito de las operaciones financieras y se extenderá a toda la banca de inversión mundial y las divisiones de administración de activos en 2016, ofrece una visión del futuro de Wall Street.

Una industria golpeada por multas de miles de millones de dólares por las acciones de empleados que manipularon los mercados, engañaron a los clientes y ayudaron a delincuentes recurre ahora a la tecnología para tener un mejor control de sí misma. Si no lo hiciera, les daría argumentos a quienes insisten en separar las operaciones financieras de los bancos minoristas.

UNIDAD DE VIGILANCIA

En JPMorgan de Nueva York, el banco de inversión más grande del mundo por ingresos, la iniciativa llega después de investigaciones del gobierno sobre ventas fraudulentas de bonos hipotecarios, seis mil 200 millones de dólares en pérdidas en operaciones financieras del London Whale, los servicios brindados por el operador de un esquema de Ponzi Bernard Madoff y la manipulación de los mercados monetario y energético.

La empresa contrató a dos mil 500 empleados de cumplimiento normativo y gastó 730 millones de dólares en los últimos tres años para mejorar las instalaciones.

Las vacantes muestran que está organizando una unidad de vigilancia para supervisar las comunicaciones electrónicas y telefónicas en el banco de inversión.

Los correos electrónicos, los chats y las transcripciones telefónicas pueden analizarse electrónicamente para determinar si los empleados están tratando de actuar en connivencia o de ocultar sus intenciones, dijo Tim Estes, máximo responsable ejecutivo de Digital Reasoning Systems.

“Tomamos tecnología que fue fabricada para el antiterrorismo y la usamos contra el lenguaje humano, porque es allí donde se muestran las intenciones”, explicó Estes, cuya compañía tiene entre sus clientes e inversores a Goldman Sachs  y Credit Suisse pero no a JPMorgan. “Si uno quiere ser proactivo, tiene que detectar a las personas antes de que actúen”.