Economía

Egipto defiende aumento de casi 80% en los precios de su combustible


Abdul Fatá el Sisi, elegido el mes pasado, ha dicho que necesitará abordar el duro asunto y pidió a todos los egipcios que estén preparados.
AP
05 julio 2014 14:46 Última actualización 05 julio 2014 14:46
Etiquetas
Abdel Fattah al-Sisi

El presidente Abdel Fattah al-Sisi revisa las guardias de honor después de su toma de posesión como presidente de Egipto, en el palacio presidencial en El Cairo. (Reuters)

EL CAIRO, Egipto.- El primer ministro de Egipto defendió el sábado la decisión de su gobierno de aumentar en casi un 80 por ciento los precios de los combustibles, señalando que los subsidios en la última década le han costado al tesoro 687 mil millones de libras (casi 100 mil millones de dólares) que se hubieran podido usar para financiar servicios esenciales.

Los aumentos entraron en vigor el sábado en cumplimiento de promesas de reducir subsidios que se llevan casi la cuarta parte del presupuesto estatal. Las tarifas eléctricas aumentaron a principios de julio.

El primer ministro Ibrahim Mahlab dijo en una conferencia de prensa televisada que sería un "crimen" que el gobierno no empezara a eliminar subsidios. Dijo que el 26.3 por ciento de los 86 millones de egipcios viven en la pobreza y que el desempleo es del 13.6 por ciento, o de más del 50 por ciento para los que tienen entre 20 y 30 años.

"Habrá reformas políticas, sociales y económicas", dijo Mahlab. "Las deudas aumentan y la pregunta que debemos hacernos es si queremos dejarle este legado a las generaciones futuras".

El gabinete enmendó esta semana el presupuesto del estado para reducir el exagerado déficit.

El nuevo presidente Abdul Fatá el Sisi, elegido el mes pasado, ha dicho que necesitará abordar el duro asunto y pidió a todos los egipcios que estén preparados para sacrificarse para ayudar a la renqueante economía del país tras tres años de inestabilidad.

Además, el exjefe del ejército pidió al gobierno que enmiende el mayor presupuesto de la historia del país, de 115 mil millones de dólares, para reducir el déficit presupuestario del 12 al 10 por ciento.

El presupuesto enmendado incluía una reducción de 6 mil millones de dólares en subsidios a la energía, según las autoridades.

La mayor subida en precios del combustible fue la de la gasolina de 80 octanos, que emplean sobre todo los vehículos antiguos que aún llenan las calles de Egipto y que aumentó a 78 por ciento a 22 centavos el litro. El diésel, empleado principalmente por el transporte público y camiones en Egipto, subió 64 por ciento a 25 céntimos el litro. La gasolina de 92 octanos incrementó su precio 40 por ciento a 37 céntimos el litro.

Los subsidios a la energía y la alimentación suponen en torno a un cuarto del presupuesto egipcio. Los sucesivos líderes del país han sido reacios a reducirlos porque la mitad de los 85 millones de habitantes del país viven en el umbral de la pobreza de 2 dólares al día o menos y dependen de los subsidios estatales al trigo y el combustible para sobrevivir.

Aunque las autoridades han dicho durante la semana pasada que los subsidios al combustible iban a reducirse, los nuevos precios se anunciaron sólo unas horas antes de aplicar la decisión. La noticia hizo que muchos se apresuraran a repostar, formando largas colas ante las gasolineras antes de medianoche.