Economía

Dólar retoma comportamiento de baja frente al peso

12 febrero 2014 5:27 Última actualización 24 abril 2013 15:15

[Bloomberg] El dólar con liquidación a 48 horas cerró en 12.2299 unidades a la venta. 


Esteban Rojas H
 
El miércoles, predominó cierta cautela en respuesta a un reporte débil en un dato publicado en los Estados Unidos. En lo interno, sorprendió el alza observada en la inflación en nuestro país. En conjunto, estos factores, provocaron una mayor demanda de activos de menor riesgo. Sin embargo, el comportamiento del peso estuvo a contracorriente de lo observada en el precio de las acciones.
 
 

El dólar, con liquidación a 48 horas, cerró en 12.2299 unidades a la venta, mostrando una moderada debilidad, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México. En el día, el peso presentó un avance de 4.13 centavos, equivalente a 0.34%.
 

Del pasado 11 de abril a la fecha, el tipo de cambio ha oscilado dentro de un rango relativamente estrecho, cuya parte alta se encuentra en 12.38 y la baja en 12.04 pesos.
 

En lo internacional, generó un tanto de cautela la noticia de que los bienes duraderos cayeron 5.7% en el pasado marzo, cifra por debajo de lo esperado. Este comportamiento pone en duda la fuerza de la recuperación del principal socio comercial de nuestro país.
 

Es posible que todavía en los próximos meses se pueda observar claroscuros en la marcha de la economía norteamericana, lo que repercutirá en cierta volatilidad en el tipo de cambio del peso con el dólar.
 

En lo interno, la consolidación del peso cerca de su mejor momento frente al billete verde, debería contribuir, de extenderse, a contrarrestar las presiones inflacionarias registradas en México a partir de la segunda quincena de marzo.
 

La fuerza del peso también se puede ver afectada negativamente, en tanto que no se vea como las fuerzas políticas replantean el denominado Pacto por México.
 

El riesgo es que, en los mercados, empiece a ganar adeptos la posibilidad de que se puedan poner en riego algunas de las reformas estructurales en proceso de aprobación y otras que se presentarán en la segunda parte del año, como la energética y la hacendaria. Bajo un escenario de esta naturaleza, el peso podría haber tocado su mejor momento e, incluso, experimentar una reversión de su todavía actual ciclo de apreciación. Habría que estar muy pendientes de las señales que se envíen en torno a las próximas negociaciones para evitar que el Pacto por México se pueda descarrilar.
 

El consenso entre las diferentes fuerzas políticas es clave, dado que ninguna, por si sola, tiene los votos suficientes para lograr una reforma estructural de gran calado que requiera modificar la Constitución de la República Mexicana.