Economía

Dólar caro beneficiaría a la ropa mexicana

La industria textilera nacional podría beneficiarse con el incremento en el precio del dólar, debido a que los consumidores optarían por adquirir prendas hechas en el país.
Yuridia Torres
18 enero 2017 21:48 Última actualización 19 enero 2017 5:0
Industria textil. (Cuartoscuro)

La situación de crisis económica que enfrenta México fomentará el mercado interno pero tendrá que ser en nuevos términos, señalan consultores. (NYT)

Los confeccionistas nacionales esperan que con el incremento en el tipo de cambio los consumidores del país comiencen a comprar ropa hecha en México y con esto se mitigue la posible desaceleración que podrían enfrentar este año.

Joaquín Silva, directivo de LOB, una marca nacional, destacó que si se incrementa el consumo de las prendas que se fabrican en México se ayudará a paliar también los eventuales incrementos de precio que se realizarán derivado de los factores como la gasolina y gas, aunado al aumento en el precio del dólar, para el caso de quienes importan algunos de sus insumos.

“Es un área de oportunidad porque la gente trae un espíritu nacionalista muy alto, entonces lo que van a estar buscando será fortalecer el comercio y la economía mexicana”, dijo.

Reconoció que actualmente, la producción de México no se destaca principalmente por moda, pero ahora que el mundo tiene los ojos puestos en el país, es un arma que se puede utilizar para aplicar innovaciones en las prendas que se fabrican. “No debemos esperar tendencias, sino crear tendencias, fortalecer el talento que se tienen en el país”, dijo.

Gustavo Prado, director de la consultora en tendencias de moda Trendo.mx, enfatizó que la situación de crisis económica que enfrenta México fomentará el mercado interno pero tendrá que ser en nuevos términos.

Explicó que deberá ser bajo un nuevo lenguaje a los consumidores, donde “le hablen a México con marcas mexicanas, hechas de materiales nacionales para consumidores mexicanos”, pero esto es un reto, dijo en entrevista.

Sin embargo, reconoció que el país se encuentra en una encrucijada, por lo que se tiene que analizar cuál es la capacidad económica para comprar cosas que comprendan el imaginario de moda que permiten vestirse bien pero al mismo tiempo entrar a nuevos mercados.