Economía

Cuando veas las barbas de tu vecino (México) cortar, pon las tuyas (Canadá) a remojar

El dólar canadiense, que ha salido casi ileso al 'huracán' Trump, podría seguir al peso mexicano en su depreciación si las políticas proteccionistas del republicano comienzan a materializarse.
Bloomberg
20 enero 2017 15:41 Última actualización 20 enero 2017 16:6
dólar canadiense

(Bloomberg)

Mientras el mercado de divisas se enfoca en el peso mexicano cada vez que el presidente estadounidense, Donald Trump, tuitea algo acerca del comercio, el dólar canadiense podría tener más por perder si las políticas proteccionistas se materializan.

Ambas monedas cayeron alrededor de 2 por ciento frente al dólar estadounidense luego de que Wilbur Ross, nominado a secretario de Comercio de Estados Unidos, dijera el miércoles que el nuevo gobierno arrancará pronto el proceso de renegociación del TLCAN.

Sin embargo, mientras que el peso mexicano ha caído 15 por ciento desde la victoria de Trump, el dólar canadiense ha salido casi ileso.

El peso ha sufrido más pese a que ambas naciones podrían verse perjudicadas por los cambios al Tratado de Libre Comercio de América del Norte a favor de Estados Unidos.

La moneda mexicana cayó más de 3 por ciento los dos días posteriores al anuncio de Ford Motor de que eliminaría sus planes de construir una planta de mil 600 millones de dólares en el país, mientras que la moneda canadiense se elevó 1.6 por ciento.


Aparte del posible impacto por los impuestos al comercio con Estados Unidos, el dólar canadiense también es vulnerable a la creciente brecha entre el desempeño de las economías estadounidense y canadiense.

Stephen Poloz, gobernador del Banco de Canadá, dijo el miércoles que la entidad tiene “campo para maniobrar” si “los riesgos de una caída se materializan”.

Al otro lado del espectro, Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, afirmó el jueves que está a favor de los incrementos graduales a las tasas de interés.

Esta divergencia se ve en el diferencial entre los rendimientos a dos años entre los bonos del Tesoro de Estados Unidos y la deuda soberana canadiense, que se ha ampliado por 15 puntos base desde las elecciones.

Algunos inversionistas ya buscan instrumentos para protegerse de una mayor caída de la divisa canadiense, mientras que la posibilidad de una mayor intervención por parte del Banco Central de México podría limitar el declive del peso conforme las políticas comerciales proteccionistas toman forma en EU.

Banxico no tiene grandes reservas para combatir la depreciación, pero sí tiene opciones.

La comisión de monedas extranjeras de México podría introducir los llamados non-derivable forwards, contratos futuros sin entrega física, en pesos como una nueva herramienta para vender dólares, de acuerdo con Barclays Plc.

El Banco Central también podría ofrecer canjes de dólares porque estos no impactan directamente a las reservas y proporcionan cobertura, de acuerdo con Goldman Sachs Group Inc.

México cuenta con 176 mil 500 millones en reservas extranjeras, o 260 mil millones en total si se toma en cuenta la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional, de acuerdo con BNP Paribas SA. Eso le da una protección de 40 mil millones de dólares para gastar en intervenciones.