Economía

Distrito Federal entre los estados más endeudados

12 febrero 2014 4:38 Última actualización 17 junio 2013 14:46

[Bloomberg] 


Notimex
 
Al primer trimestre del año, los estados mexicanos más endeudados son Distrito Federal, Veracruz, Coahuila, Estado de México, Chihuahua y Nuevo León, los cuales concentraron 59.3% de la deuda estatal, según aregional.com.
 
La consultora refirió que a marzo de este año la deuda pública directa de las entidades federativas ascendió a 353,779.9 millones de pesos, y a su interior, 11 estados están en un nivel de endeudamiento alto, 12 en medio y sólo nueve en moderado.
 
Apuntó que la banca comercial es su principal fuente de financiamiento; mientras la banca de desarrollo pierde terreno y las emisiones bursátiles se usan poco, debido a los altos costos que implican respecto al monto colocado que finalmente se obtiene.
 
Precisó que el saldo de la deuda pública directa consolidada de los estados al cierre del primer trimestre del año se distribuye entre 30 y el Distrito Federal, pues Tlaxcala no tiene deuda directa reportada en esa fecha.
 
En un análisis, la empresa de consultoría explicó que las entidades que tienen deuda pública directa se clasifican en tres categorías de endeudamiento: Alto, medio y moderado.
 
Apuntó que hay 11 estados con endeudamiento alto, el cual es mayor a tres mil millones de pesos y menor a 10,000 millones de pesos: Distrito Federal, Veracruz, Coahuila, Estado de México, Chihuahua, Nuevo León, Michoacán, Chiapas, Jalisco, Quintana Roo y Sonora.
 
Destacó que esta situación es "muy preocupante" pues estas 11 entidades en la categoría de endeudamiento alto concentran 78.3% del crédito total otorgado a los gobiernos estatales.
 
Además, 59.3% del total del financiamiento se concentra sólo en seis entidades federativas: Distrito Federal (16.1%), Veracruz (10.6%), Coahuila (10.1%), Estado de México (8.8%), Chihuahua (7.0%) y Nuevo León (6.8%).
 
Asimismo, el monto promedio de los préstamos otorgados en el grupo de endeudamiento alto, es más del doble del crédito promedio a nivel nacional (25,187.4 millones de pesos contra 11,412.3 millones de pesos a nivel nacional).
 
Aregional apuntó que en la categoría de endeudamiento medio hay 12 estados, los cuales son mayor a tres mil millones y menor a 10 mil millones de pesos, y se localizan principalmente en las regiones Centro y Norte del país.
 
Refirió que en esta categoría, seis pertenecen a la región Centro (Hidalgo, Guanajuato, Puebla, Nayarit, San Luis Potosí y Zacatecas), cuatro a la Norte (Baja California, Durango, Sinaloa y Tamaulipas), y sólo Oaxaca y Tabasco se localizan en la Región Sur.
 
Indicó que el préstamo promedio contratado por este grupo es de 5,232.5 millones de pesos, es decir, alrededor de la mitad del préstamo nacional promedio. La participación total del grupo en el financiamiento estatal asciende a tan solo 17.7%.
 
La firma expuso que sólo nueve estados incluidos en la clasificación de endeudamiento moderado, el cual considera montos menores a tres mil millones de pesos: Aguascalientes, Guerrero, Yucatán, Baja California Sur, Colima, Morelos, Querétaro, Campeche y Tlaxcala.
 
El crédito promedio que se otorga a este grupo es de 1,741.03 millones de pesos, alrededor de una quinceava parte del promedio nacional, lo cual señala el control que tienen del endeudamiento que contratan.
 
En su análisis, la consultora informa que la banca comercial es el mayor proveedor de créditos a las entidades federativas, ya que al primer trimestre de 2013 contaba con 61.0% del total del financiamiento estatal.
 
En tanto, la banca de desarrollo, en particular el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), ha concedido 20.1% del mismo, con lo cual su participación continúa reduciéndose, mientras la participación de las emisiones bursátiles es de 15.9%.
 
Aclaró que las emisiones bursátiles no constituyen deuda directa de los estados porque en ellas el pago del servicio financiero de los certificados emitidos es una obligación directa y exigible del fideicomiso de administración y pago que se crea, y no del estado.
 
El fideicomiso, a su vez, está respaldado por una fuente de recursos independientes, por tanto, los tenedores de los certificados no pueden recurrir al gobierno del estado en caso de que los ingresos comprometidos en el fideicomiso no fueran suficientes para cubrir el servicio de la deuda, agregó.
 
Señaló que la reducida participación del mercado bursátil en el financiamiento de las entidades federativas se deriva de las mayores facilidades de préstamos y mejores condiciones de tasa de interés y plazos que les ofrecen a los gobiernos estatales el sistema bancario.
 
Asimismo, porque el costo inicial de la estructuración, colocación de los bonos y pago del seguro para la garantía del servicio de los certificados es muy costoso, promediando alrededor de 2.2 del monto colocado, lo cual hace que sólo las emisiones por montos muy altos puedan absorber estos gastos.
 
"A pesar del incremento en los niveles de endeudamiento de las entidades federativas durante los últimos años, éstos aún son manejables, pero a algunos estados les está afectando seriamente su flexibilidad financiera y, sobre todo la liquidez operacional que los lleva a utilizar más de lo normal sus líneas de crédito de corto plazo", afirmó aregional.com.
 
Comentó que la frecuente utilización de dicho crédito a corto plazo ha conllevado a una acumulación de elevados pasivos por buena parte de las entidades federativas.
 
Así, los estados se han visto en la necesidad de refinanciar su endeudamiento de corto plazo con créditos a largo plazo al no poder cumplir con estos compromisos dentro del ejercicio fiscal correspondiente, como establecen generalmente las leyes de deuda estatales, abundó.