Economía

Disparan deuda externa las empresas privadas

12 febrero 2014 4:38 Última actualización 28 mayo 2013 7:35

[Bloomberg] Pasó de un desendeudamiento de 3,500 mdd a un endeudamiento de 16 mil 855 mdd. 


 
Esteban Rojas H.
 
El endeudamiento externo del sector privado en México presenta una explosiva expansión. En el primer trimestre del año se contrataron financiamientos sin precedente en el exterior por 16,855 millones de dólares (mdd), lo que implicó un vertiginoso crecimiento, ya que en el mismo periodo del año pasado se reportaba un desendeudamiento de 3,471 millones, de acuerdo con cifras reportadas por el Banco de México (Banxico).
 
El histórico financiamiento externo contraído por el sector privado fue producto de una insólita apertura de la llave del dinero de la banca internacional, que permitió la entrada de recursos por 15,542 mdd en los 3 primeros meses del año, cantidad jamás vista y que contrasta con el saldo negativo (desendeudamiento) de 5,717 millones de dólares en el mismo periodo del año pasado; a estos recursos se sumó la colocación de valores de deuda en el exterior por 1,313 millones.
 
El crédito proveniente de la banca internacional sobrepasó ampliamente al dinamismo mostrado por la banca que opera en nuestro país, el cual reportó un anémico aumento de solamente 10.6% anual nominal en el primer trimestre del presente año.
 
El acelerado endeudamiento externo del sector privado le está permitiendo participar de los beneficios del dinero barato prevaleciente en el circuito financiero internacional, pero también trae riesgos derivados de posibles cambios en las políticas de estímulos en las naciones desarrolladas y de caer en un excesivo apalancamiento.
 
La posibilidad de un sobrendeudamiento creció en la medida en que el financiamiento contratado por el sector privado pasó de representar 21.3% de las exportaciones manufactureras en el primer trimestre de 2012 a 71.0% en igual periodo del presente año. Las empresas privadas deben evitar el espejismo de la abundancia de recursos externos, ya que ello puede traducirse en problemas para cumplir con los pagos del principal y de los intereses, sobre todo de aquellas entidades que no cuenten con una fuente de generación propia de divisas.
 
La aplicación de una política menos agresiva en materia de endeudamiento externo resulta más evidente, sobre todo ante el escenario cada vez más probable de que la Reserva Federal de Estados Unidos empiece a meter freno a su política de estímulos monetarios.
 
En contraste, el sector público ha sido más conservador en materia de contratación de deuda externa. En el primer trimestre del año estos empréstitos ascendieron solamente a 1,234 mdd, provenientes tanto de la banca internacional como de la colocación de valores de deuda en el extranjero.
 
No obstante, dicha cifra puede ser un tanto engañosa, dado que la deuda del sector público ha crecido de manera exponencial vía la adquisición, por parte de extranjeros, de valores de deuda denominados en pesos por 9,339 mdds en los 3 primeros meses del presente año.
 
En conjunto, considerando el financiamiento externo del sector privado y del público, la deuda externa de México creció 18,089 mdd en el primer trimestre de 2013, monto que representa un incremento porcentual histórico de mil 872 %, la cifra y la variación más alta desde que Banxico pública dicho indicador: 1995.
 
La velocidad del crecimiento del débito externo es insostenible con esas tasas; la llave del crédito externo algún día se cerrará y los efectos pueden ser desastrosos.
 
Con información de El Financiero Diario.