CCE y Coparmex ‘chocan’ sobre ajuste al salario mínimo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CCE y Coparmex ‘chocan’ sobre ajuste al salario mínimo

COMPARTIR

···

CCE y Coparmex ‘chocan’ sobre ajuste al salario mínimo

El Consejo Coordinador Empresarial piensa prudente esperar el aumento salarial, mientras que la Confederación Patronal de la República Mexicana afirma que existen las condiciones económicas para mejorarlo.

Leticia Hernández
22/05/2018
Actualización 22/05/2018 - 22:55

Después de que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) decidiera no incrementar el salario mínimo, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) declaró que es prudente esperar si el análisis técnico lo indica (el aumento) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró que no hay justificación alguna para no dar el siguiente paso.

La Conasami inició un proceso de revisión de las condiciones para determinar si era oportuno elevar el salario mínimo general a 98.15 desde 88.36 pesos actualmente. Ésta fue una solicitud expresa de la Coparmex a la que se sumó posteriormente el Congreso del Trabajo y en una 'reunión sorpresiva', el lunes se determinó no continuar con ese proceso de revisión.

Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, señaló que “es prudente esperar, pero no quitar el dedo del renglón. Continuamos en la misma ruta de que se irá recuperando. Con prudencia podemos esperar, haciendo caso a la técnica para que no haya un efecto en las variables macroeconómicas para que no se presione la inflación y nosotros no queremos un efecto ni en tipo de cambio, ni en inflación que termine perjudicando a las mismas familias de los trabajadores en su poder adquisitivo”.

Destacó el consenso entre Gobierno Federal, trabajadores y sector privado de seguir dando pasos en la recuperación del ingreso para superar la línea de bienestar del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“En los tiempos y en la forma tendremos que seguir encontrando cómo se ha venido haciendo”, dijo en entrevista telefónica con El Financiero y advirtió que en medio de un proceso político hasta le convendría al gobierno aplicar ese ajuste.

“Pero la prudencia nos llama a que no tomemos decisiones que puedan tener efecto en la macroeconomía y puedan ser perjudiciales. Los asesores técnicos de la Conasami le dicen que espere para hacerlo sin efecto en variables macroeconómicas”, dijo.

Por otra parte, Gustavo De Hoyos Walther, presidente de la Coparmex, adelantó que en un par de meses, con más elementos de justificación, solicitarán una nueva evaluación.

“La Coparmex sostiene de manera enfática que sí existen las condiciones intrínsecamente económicas para que el salario mínimo pueda llegar a los 98.15 pesos. Los argumentos señalados en noviembre pasado, que se usaron como referencia para no llegar en ese momento a la línea de bienestar, hoy no existen, la inflación hoy está a la baja. Parecen injustificables las condiciones del Gobierno Federal, que si está a la alza –la inflación- dicen que no procede y si está a la baja también dicen que no procede”.

De Hoyos señaló que todos los argumentos para no continuar con la revisión son injustificables, como son el nivel de inflación, el estatus de la renegociación del TLCAN o el proceso electoral en puerta.

Expuso que el incremento aplicado en noviembre pasado no generó inflación, tampoco se dio el efecto faro, no se redujo el ritmo de crecimiento económico y no se elevó la informalidad, al contrario, fue uno de los periodos en donde más generación de empleo hubo.

En su llamado a establecer una 'nueva cultura salarial', la Coparmex considera que la Conasami debe "refundarse” para tener mayor transparencia y capacidades.

“Este órgano del Estado mexicano se caracteriza por su opacidad y falta de procesos establecidos en su funcionamiento. Mientras que la gran mayoría de los órganos del Estado mexicano sesionan de manera pública, estas prácticas tienen que llegar a esta institución que tiene un mandato tan importante como la Conasami”, señaló De Hoyos en llamada telefónica con medios.

El secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Roberto Campa, aseguró que subir el salario mínimo sin considerar los riesgos para la economía, como la inflación y el impacto en México de la normalización de la política monetaria de Estados Unidos, hubiera sido una decisión con tinte electorero.

"Si la decisión hubiese sido electorera pues el sentido hubiese sido distinto. La decisión que se toma de no incrementar el salario es una decisión que mira el bien superior, que es seguir generando los empleos que requiere la economía", afirmó este martes en entrevista al término del lanzamiento en conjunto con la Secretaría de Turismo (Sectur) de la plataforma 'Busca empleo. Conéctate al turismo'.

Campa dijo que la decisión que tomó el consejo de representantes de la Conasami fue por unanimidad de parte de empresas, trabajadores y gobierno, y afirmó que fue una decisión positiva con consideraciones técnicas.

"Las prioridades de la Conasami fueron mantener el crecimiento del empleo formal, cuidar los precios (inflación); las cifras que tenemos en economía reflejan un comportamiento muy positivo de ambas variables", mencionó.

Asimismo, en la decisión de no subir el salario mínimo también influyó "la decisión de política monetaria y fiscal en Estados Unidos y un retraso en la renegociación del TLCAN".

Acompañado por el titular de Sectur, Enrique de la Madrid, Campa afirmó que de acuerdo con los registros del Seguro Social, solo 20 mil trabajadores ganan el salario mínimo, mientras que la mayoría de los trabajadores que ganan un minisalario se encuentran en la informalidad.

El titular de STPS recordó que en la administración del presidente Enrique Peña Nieto, el salario mínimo pasó de 60 a 88 pesos diarios, lo que representa un aumento de 18 por ciento en términos reales, lo que implicó mayor de recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores.

Con información de Zenyazen Flores.