Economía

Diabetes, el cáncer laboral de las empresas en México

Para afrontar los costos que les ocasiona a las empresas sus trabajadores que padecen diabetes, una manera de paliar la situación es recurrir al outsourcing. 
05 julio 2016 22:54 Última actualización 06 julio 2016 5:0
Diabetes

Hay una preocupación en varias empresas y también para los sindicatos. (Cuartoscuro/Archivo)

La diabetes puede convertirse en el cáncer de las empresas, pues les implica costos extras de operación y hasta cambios operativos.

Expertos en recursos humanos y temas laborales advirtieron que las compañías deben desarrollar programas para mitigar los costos del padecimiento.

Una manera de paliar la alta prevalencia de la diabetes y demás enfermedades crónico-degenerativas ha sido recurrir al outsourcing.

diabetes mellitus

“Hay una preocupación en varias empresas y también para los sindicatos (...) Cuando los trabajadores se van por invalidez el nuevo personal que entra a las empresas es contratado por outsourcing”, aseveró Iván Navarro del Centro de Asesoría y Defensoría en Seguridad Social de los Trabajadores (Cendet).

Lo anterior, en detrimento de los trabajadores, según el especialista, quien calcula que una empresa que reporta al IMSS gasta hasta 30 por ciento más por cada empleado que se va de incapacidad, algo recurrente en el caso de la diabetes.

“Entre más personas estén en ese estado de invalidez, ya no podemos reincorporarlas, aunque sean propuestas por el sindicato, porque las empresas prefieren contratar a personal por fuera más joven a través del outsourcing para poderlos cambiar de manera rápida”, agregó Navarro.

Pero las empresas no afiliadas al IMSS también pueden enfrentar problemas de productividad pues al faltar un empleado diabético, estas optan por cubrir su turno con los trabajadores disponibles lo que las obliga, en el mejor de los casos, a pagar horas extra.

“Quien resulta más afectado en la mayoría de los casos es el trabajador sano, porque es el que se ve obligado a sacar la producción de aquél que se fue por incapacidad y al momento de sobrecargarlo le cayó una enfermedad”, dijo Navarro.

En caso que el empleado deje de trabajar por invalidez, la empresa se ve obligada a pagar una indemnización de un mes de salario más la prima de antigüedad y partes proporcionales, pero si se cuenta con contrato colectivo el gasto aumenta porque se pagan prestaciones mayores, agregó.

Por su parte, Héctor Armienta, director de recursos humanos en Nutrisa, afirmó que lo ideal es prevenir.

“Tienes que educar a los empleados en el tema de prevención y para eso hay muchas acciones que suelen hacer las compañías”, dijo.

Un estudio del IMCO calcula que se pierden 85 mil millones de pesos anuales, el presupuesto actual de la Sagarpa, en perjucio de la economía en su conjunto sólo por la diabetes.

Además, el mismo estudio reveló que la merma de horas laborales asociadas a la diabetes equivale a que cada año se pierdan más de 184 mil empleos de tiempo completo.

Además las empresas grandes, que suelen ofrecer seguros de gastos médicos privados a sus empleados ya toman cartas en el asunto ante el crecimiento de este tipo de padecimientos.

Como ejemplo, el costo de los seguros de gastos médicos mayores para las empresas puede incrementarse hasta 50 por ciento por empleado si su plantilla laboral está más enferma o envejecida.

Mientras que un seguro puede costar entre nueve y 10 mil pesos por empleado, este puede incrementarse hasta 14 o 15 mil pesos si la plantilla es más enferma, dijo Armienta.

“Sí ya hay muchas empresas que ya están aplicando programas de bienestar y en esas campañas lo que están buscando, obviamente sí quieren que los empleados sean más felices, pero lo que se está buscando a mediano plazo es bajar el impacto en seguro de gastos médicos”, dijo el director de Recursos Humanos de Nutrisa.

Las campañas de bienestar varían y pueden ejecutarse mediante distintas iniciativas como tener un nutriólogo en la empresa, organizar eventos deportivos o hasta no dar pasteles en los cumpleaños o eliminar los snacks altos en grasas y azúcares, dijo Armienta.

“Lo que los actuarios nos dicen es que si se invierte en bienestar que es con la salud preventiva, una cultura de prevención, en el mediano plazo tu población va a tener menos enfermedades y menos gasto”, dijo.