Economía

DF podría convertirse en una "ciudad inteligente"

10 febrero 2014 4:9 Última actualización 25 septiembre 2013 15:42

[En temas de seguridad, el directivo de Everis México explicó que hay cierto avance, pero aún existe una tasa de criminalidad elevada / Bloomberg / Archivo] 


 
 
 
Dalia de Paz
 
 
 
El Distrito Federal podría consolidarse en corto plazo como una Smart City o Ciudad Inteligente, ya que hasta ahora, el Gobierno del DF ha generado ciertas iniciativas, como el transporte público Metrobús, o los camiones ecológicos, aunque todavía es en una zona muy acotada, dijo Marcos Vázquez García, socio responsable de administración pública de Everis México.
 
 

En temas de seguridad, el directivo explicó que hay cierto avance, pero aún existe una tasa de criminalidad elevada; sin embargo, Guadalajara es una muestra de una sólida estrategia por el tema de ciudad creativa digital.

 
El tema de Smart City va mucho más allá del hecho de aplicar a una ciudad, a sus procesos y servicios las últimas innovaciones tecnológicas. Este concepto plantea una visión transformadora, holística e integral de la ciudad, girando siempre en torno al ciudadano como destinatario y agente impulsor de dicha transformación, según la consultora.
 
 
“No solamente se trata de tener Wi-Fi, nuevas tecnologías o colocar dispositivos en los semáforos que midan el tráfico, sino también contar con una iniciativa que mejore la calidad de vida en general”, recalcó el directivo de Everis.
 
 
Agregó que en América Latina, las ciudades ya trabajan en consolidarse como una ‘Smart City’, y un claro ejemplo es Bogotá, Colombia fue el primero en implementar un proyecto de integración de todo el transporte público con ‘Transmilenio’; por su parte, Chile trabaja en con el Smart Mobility, que analiza el flujo del transporte de toda la ciudad y plantea mejoras; hoy, Sao Paulo se prepara con temas de seguridad, cámaras de vigilancia, detector de biometría facial para analizar si las personas tiene antecedentes penales... Así que cada uno está trabajando de manera correcta”.
 
 

De acuerdo con el experto, hace falta automatizar y digitalizar los trámites principales que se llevan a cabo en cada uno de los lugares, el único obstáculo es la falta de inversión.
 
 
“Hay muchos proyectos que los Gobiernos están financiando como la Reforma de mejora energética, transporte, pero hablar de una cifra es complicado, porque son cientos de millones de dólares o simplemente miles, dependiendo de lo que se busque implementar”, dijo Vázquez.
 
 
Everis considera que las claves de la transformación dependen de que el ciudadano debe ser el centro de todos los planteamientos (públicos o privados) de ciudad y debe adoptar un triple papel: generador de demanda, consumidor de servicios y proveedor de la solución.
 
 
Las admnistraciones deben promover y facilitar la transformación de las ciudades mediante el impulso de políticas públicas y normativas con visión del significado ‘Smart’y que contemple todos los agentes que influyan en la transformación.
 
 
Por su parte, las empresas tienen que apostar por la promoción del talento y de la economía del conocimiento como uno de los activos fundamentales del crecimiento potenciado el tejido empresarial local.
 
 
“Sin duda, los desafíos de la ciudad inteligente del futuro se encuentra en dar a cada uno de los ciudadanos un papel más activo e involucrarlos en todos los procesos del país, para lograr convertirse en una Smart City, es necesario ser una ciudad eficiente, comprometida y sostenible tanto en la sociedad, economía y responsable en gestión e innovadora en sus procesos actuales”, explicó.
 
 
 
Los principales desafíos.
 
 
 
Citizen-centrismo, hay que dar a los ciudadanos un papel activo e involucrarlos en los procesos de ciudad.
 
 
Entregar mejores resultados adecuándose a las necesidades de los ciudadanos, las expectativas y las preferencias deben estar basadas en mejorar los niveles de servicio al mismo costo o incluso a un precio menor.
 
 
Capaces de estimular, dirigir su red de negocios e identificar el camino que se traduzca en creación de empleo y prosperidad (crecimiento económico y sostenibilidad social y ambiental).
 
 
Las ciudades que quieran alcanzar sus objetivos estratégicos actuales y futuros tendrán que buscar nuevas formas de financiación.
 
 
Establecer nuevos modelos de gestión centrados más en la consecución de los objetivos que en consumir el presupuesto anual.