Economía

Deuda estatal está presionada por pensiones

Entidades como Chihuahua, Nuevo León y Veracruz sufren de la falta de dinero para fondear sus sistemas de pensiones, lo que está detrás de su alto nivel de endeudamiento.
Marcela Ojeda
10 junio 2014 13:9 Última actualización 10 junio 2014 14:1
Etiquetas
[Arturo Monrroy] El peso extiende ganancias, acumulando una apreciación de 1.91%. 

[Arturo Monrroy] El peso extiende ganancias, acumulando una apreciación de 1.91%.

Detrás del elevado endeudamiento en estados como Chihuahua, Nuevo León y Veracruz está la falta de dinero para fondear sus sistemas de pensiones, en parte porque la misma Federación les quitó los recursos del Fondo de Apoyo para la Reestructura de Pensiones (FARP), sin ninguna compensación, expuso Flavia Rodríguez, directora general de la consultoría ARegional.

“La tan advertida ‘bomba de tiempo’ está por estallar, pues la mayoría de los estados tiene este tipo de problema estructural. Los que reformaron su sistema de pensiones han tenido que recurrir a deuda para crear las reservas y quienes están por reformarlo tendrán que enfrentar deuda contingente”.

Añadió que es posible que sea necesaria la intervención de la Federación. El FARP se creó cuando se hizo la reforma del ISSSTE, para ayudar en la creación de reservas a las entidades que reformaran sus sistemas de pensiones, pero la Secretaria de Hacienda lo quitó.

“Sólo ocho estados están bien, pero a los demás resolver el problema les implica, entre otras cosas, crear las reservas, y no tienen los fondos, por lo que quieran o no, de hacerlas, tendrán que endeudarse”, explicó.


Rodríguez Torres enfatizó que no se debe “satanizar” la situación de estados como Chihuahua, que está entre los que sí ejercen todas sus facultades tributarias; cobran los impuestos como debe ser y generan más ingresos propios. “La cuestión es que desde 2005, en Chihuahua ya tenían un problema serio de déficit en la seguridad social, porque lo que cobraban era insuficiente para cubrir los gastos de los que ya estaban pensionados, y lo financiaban con gasto corriente”.

De 2005 a 2013, la deuda pública de Chihuahua creció 654.7 por ciento; la de Nuevo León, 342.8 por ciento y la de Veracruz, mil 81.3 por ciento.

Rodríguez comentó que Baja California enfrenta la misma situación, y que pronto, Tamaulipas, el Estado de México, Chiapas y Michoacán, pasarán por ello. Para Colima, Querétaro y Morelos, la situación se vislumbra aún más grave, porque no tienen sistema de pensiones y a los burócratas que se retiran les pagan con gasto corriente.