Economía

Mariachis, tacos (¿y deudas?) en la expansión de Pemex en EU

Pemex inauguró este mes la primera estación de servicios en territorio estadounidense; sin embargo, la puesta en marcha de este tipo de proyectos puede ser contraproducente para una empresa con deudas como la petrolera, según especialistas.
Bloomberg
15 diciembre 2015 16:43 Última actualización 15 diciembre 2015 20:53
Etiquetas
Pemex EU

Pemex EU

La inauguración de la primera estación de servicio de Petróleos Mexicanos en Houston exhibió varios detalles culturales relacionados con los orígenes de la compañía. Hubo mariachis vestidos con sus trajes tradicionales de charros, música mexicana y, naturalmente, tacos.

Todo un espectáculo para una de las empresas petroleras más endeudadas del mundo.

Pemex, la octava compañía petrolera más grande del mundo, abrió la estación el 3 de diciembre y proyecta inaugurar cuatro más este mes como parte de una estrategia de expansión estadounidense. Las estaciones de servicio son las primeras de la empresa en Estados Unidos y Houston fue elegido para todas ellas debido a su amplia población latina y “específicamente mexicana”, dijo Pemex en un comunicado.

El anuncio inesperado de la expansión en el mercado estadounidense tiene lugar en un momento curioso. El 24 de noviembre, Pemex experimentó una rebaja de la calificación crediticia por parte de Moody’s Investor Service, está postergando los pagos para cumplir con los proveedores y registró una pérdida récord de 10 mil millones de dólares en el tercer trimestre. Su deuda actual de 87 mil millones de dólares la convierte en una de las compañías petroleras más apalancadas del mundo.

Esperemos que les haya pagado a los mariachis por adelantado.

“Cuando se acumulan pérdidas de esta magnitud, creo que se justifica examinar atentamente proyectos como estos”, dijo en una entrevista telefónica Tim Samples, profesor de derecho y analista de energía mexicana en la Universidad de Georgia en Athens. “Están invirtiendo tiempo y recursos en este emprendimiento y me pregunto si los aspectos económicos son justificables”.

MARCA PEMEX

La estación de servicio Pemex en el sur de Houston está identificada con banderas en los colores verde, blanco y rojo, sobre los toldos que cubren los surtidores. La tienda de la estación ofrece productos mexicanas como Pingüinos, Conchitas y Manzanita Sol.

Javier Saldana cargó el tanque de su minivan Ford Windstar color granate la semana pasada con combustible común sin plomo a 1.599 dólares el galón. Era la primera vez que llenaba el tanque en una estación de servicio Pemex desde que hace varios años abandonó Monterrey, México, para mudarse a Houston.

“Me gusta que haya una partecita de México aquí”, dijo.

En su país, la estación de servicio de Houston amargó a los clientes locales de Pemex. Los precios de la nafta libre de plomo en el surtidor en México son un promedio de 44 por ciento más altos que en los Estados Unidos. Edgar Rangel, miembro de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, tuiteó una foto de la nueva estación el 3 de diciembre con el comentario: “Muchas cosas funcionan mal cuando una estación de servicio Pemex vende la nafta en Houston exactamente a mitad de precio que en México”.


Pemex es la única opción para los conductores en México, y el gobierno estableció precios para el combustible que no están atados a la reciente caída en los precios del crudo, dijo José Ángel García, presidente del Sindicato Mexicano de Trabajadores de Estaciones de Servicio.

El año próximo se autorizará a nuevos operadores minoristas como parte de las reformas de mercado del país, en tanto la competencia en los precios comenzará en 2018, dijo.

Los costos de la nafta mexicana incluyen impuestos más altos que en Estados Unidos, aproximadamente 1.25 dólares por galón (3.78 litros) en comparación con 38.4 centavos el galón en Texas.