Economía

Deuda externa de empresas mexicanas en máximo histórico

12 febrero 2014 5:21 Última actualización 06 marzo 2013 13:15

[Bloomberg] Su crecimiento supera al observado por la del sector público. 


 
Esteban Rojas H
 
La abundancia de recursos existente en el circuito financiero y las mejores condiciones para su acceso con respecto a los recursos proveniente de entidades nacionales, han propiciado que el saldo de la deuda externa de las empresas radicas en nuestro país alcanzara un máximo histórico de 91,952 millones de dólares (mdd) al cierre del 2012, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México.
 
El dinamismo de la deuda externa de las empresas privadas mexicanas se aceleró en el pasado año, al crecer 15.4%, cifra que constituye la más alta en 15 años.
 
La fuerte expansión del financiamiento externo al sector privado superó ampliamente al incrementó de 10.0 y 8.0% experimentado por este tipo de recursos el gobierno Federal y el sector público en su conjunto.
 
Las empresas privadas en nuestro país han aprovechado la existencia de dinero barato en el mundo, pero deben de evitar caer en el espejismo de que esta situación se perlongará de manera indefinida.
 
La dependencia del crédito externo ha crecido y, de no actuarse a tiempo, se pude generar situaciones indeseables que incluso pondrían en entredicho la viabilidad de algunas empresas, sobre todo de aquellas que no cuenten con una generación propia de divisas.
 
En términos relativos, la deuda externa de las empresas privadas representó el 7.8% del Producto Interno Bruto y el 56.2 % de las reservas internacionales del país, al cierre del
2012.
 
La estructura del endeudamiento externo del sector privado se ha modificado radicalmente en los últimos años, lo que también puede derivar en una nueva fuente de inestabilidad, al depender en mayor medida de recursos más volátiles.
 
Del cierre del 2008 al 2012 las empresas se han financiado por 28,977.9 mdd, vía la colocación de valores en el exterior.
 
Las empresas privadas encontraron un filón de oro en la colocación de valores en el exterior empujadas por el cierre de la lleva del crédito bancario, aunado a la existencia de abundante liquidez y tasas de interés históricamente bajas, derivadas de la aplicación de una política monetaria expansiva por parte de los bancos centrales de las naciones desarrolladas más influyentes.
 
En tanto que el proveniente del crédito externo, que incluye al de la banca comercial externa y a los proveedores, retrocedió 5,728 millones en el periodo de referencia.