Economía

Deuda de estados y municipios ya no es bomba de tiempo

12 febrero 2014 5:26 Última actualización 21 abril 2013 17:9

[Bloomberg] “Ya le quitaron la mecha”, señaló Eduardo Trigueros y Gaisman, director general de la calificadora Verum. 


Gabriela Chávez

Guadalajara.- El nivel de endeudamiento actual de estados y municipios ya no representa una bomba de tiempo para México pues “ya le quitaron la mecha” señaló Eduardo Trigueros y Gaisman, director general de la calificadora Verum.

Le quitaron la mecha porque a raíz del escándalo por el sobre endeudamiento de algunos estados, la autoridad les tomó la palabra y generó la regulación para transparentar las operaciones”, añadió Trigueros en entrevista con El Financiero.

Luego de hablar aquí sobre el panorama de la contratación de deuda pública, durante el cuarto foro de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México A.C. (Asofom), Trigueros indicó que actualmente las instituciones financieras están solicitando “no una sino doble calificación a estados y municipios”, como condición para autorizar nuevo endeudamiento.

Esta tendencia de doble calificación podría generalizarse entre la banca comercial y otros intermediarios financieros, añadió.

Lo anterior debido a que el crédito de la propia banca comercial está calificado de acuerdo con las nuevas reglas que implican “menores reservas y mayor rendimiento al capital” por lo cual, una buena calificación de la deuda estatal permite al banco prestar en condiciones más competitivas a sus clientes y disminuir los réditos.

“Una calificación puede ser ganar-ganar porque el banco cumple sus objetivos y necesidades; y el acreditado que llegue bien calificado recibe el beneficio de una mejor tasa de interés”, apuntó Trigueros.

Insistió que hoy las instituciones financieras y los intermediarios están haciendo ligas muy directas “entre diferencial de crédito y grado de calificación”.
 
Abusos
 
Trigueros descartó que la reciente reforma aprobada por el Senado para limitar el endeudamiento de estados y municipios pueda generar obstáculos al desarrollo regional y constituya un atentado contra la autonomía.

En opinión del experto, es totalmente justificable imponer límites pues el crédito debe ir en función de la capacidad de pago.

“Si se rebasa esta capacidad, no sólo dejará de existir el potencial de desarrollo, se puede llevar el estado a la ruina”, advirtió.

Recordó la experiencia de gobiernos anteriores al presidente Ernesto Zedillo, cuando el abuso de la contratación de deuda pública “tuvo efectos devastadores en la economía” que llevaron al país a una crisis de la cual tardó más de 15 años en salir.

Trigueros consideró que después de la reforma constitucional en materia de disciplina financiera estatal y municipal se podrá enfocar el gasto “al deber ser”, como inversión en proyectos productivos y no al gasto corriente.

Debemos endeudarnos para generar valor no para tapar hoyos -financieros porque eso nos va a llevar a tener más hoyos”, concluyó Trigueros.
 
Información proporcionada por Finsat.