Economía

Detrás de la recuperación de Europa

10 febrero 2014 5:8 Última actualización 15 agosto 2013 5:2

[La mejoría en la economía europea se debe a Alemania y Francia / Bloomberg] 


 

 
Por Quentin Peel, Adam Thomson y James Fontanella-Khan
 
 
La eurozona salió de una recesión de 18 meses en el segundo trimestre debido a las economías en recuperación de Alemania y Francia, motivando a que Bruselas reclame que una combinación de austeridad y reforma estructural ha comenzado a dar fruto.
 
 

La eurozona de 17 naciones vio una expansión de un 0.3 por ciento de abril a junio, poniendo fin a la contracción más larga desde su creación en 1999. Alemania, que celebra elecciones federales el 22 de septiembre, creció un 0.7 por ciento, apoyada por una robusta producción manufacturera y un sólido gasto de consumidores, mientras que Francia batió las expectativas con un crecimiento de 0.5 por ciento, poniendo fin a una recesión doble. Portugal salió de una severa contracción, con un crecimiento de 1.1 por ciento.
 
 

“Los datos… apoyan, en mi opinión, los puntos fundamentales de nuestra respuesta a la crisis: una combinación de políticas en la que una cultura de estabilidad y reformas económicas que apoyan el crecimiento y el empleo van de la mano”, dijo Olli Rehn, comisionado europeo para asuntos económicos.
 
 

“Existen muchas razones para que el pueblo alemán mire hacia el futuro con optimismo”, dijo Philipp Rösler, ministro de economía y líder de los Libres Demócratas. “Nos hemos recuperado de la fase débil del invierno extraordinariamente bien”. Joachim Pfeiffer, portavoz económico del partido en el poder en el parlamento alemán, la Unión Democrática Cristiana, dijo que Alemania estaba llevando a sus vecinos de la eurozona por el camino de salida de la recesión gracias a su consistente y segura política económica.
 
 

Indicadores recientes han indicado que la recuperación de la eurozona se ha estado acelerando durante el verano pero las cifras de crecimientos del miércoles sugieren que “la región ya estaba en una decente modalidad ascendente” en la primavera, dijo Gilles Moec, economista en Deutsche Bank.
 
 

Sin embargo, los analistas apuntaron a factores aislados en el estímulo del funcionamiento del bloque, como un fuerte auge alemán en el campo de la construcción después de un invierno frío.
 
 
Los datos también motivaron una fuerte advertencia de parte del poderoso cabildo manufacturero alemán sobre la sostenibilidad de las exportaciones alemanas, y una caída en los gastos de inversión.
 
 

Poco después de que el Buró Federal de Estadísticas dijera el miércoles que el PIB creció 0.7 por ciento, desestacionalizado, en el segundo trimestre, la Federación de Industrias Alemanas (BDI) redujo su pronóstico para el 2013 de 0.8 por ciento a 0.5 por ciento, culpando al lento crecimiento global y la rezagada inversión doméstica.
 
 

Marcus Kerber, jefe ejecutivo de la BDI, dijo: “Un crecimiento en exportaciones de 3.5 por ciento, que es lo que esperábamos originalmente, será muy difícil de lograr”. Como importante exportador, Alemania dependía fuertemente del mercado mundial, añadió.
 
 

Dijo que la mayor preocupación del cabildo comercial era el bajo nivel de inversión en la economía alemana, con una caída en la cuota de inversión del PIB de 20 por ciento en 1999 a sólo 17 por ciento en 2012. El PIB alemán fue reforzado por la manufactura, y el consumo doméstico y público.
 
 

Elga Bartsch, principal economista de Morgan Stanley, pronosticó un atraso en el crecimiento alemán en el tercer trimestre, con “bastante débiles” ordenes domesticas de bienes capitales que van a contrarrestar el gasto de consumidores.
 
 

También advirtió que las cifras del PIB pudieran incluir una contribución significante de la reconstrucción de inventarios.
 
 

“Nuestro análisis sugiere que particularmente en Alemania, gran parte de la producción reciente todavía no se ha vendido”, dijo.
 
 

Rehn añadió que los datos, que eran más lentos que el crecimiento de 0.6 por ciento de Japón y del Reino Unido y de 0.4 por ciento de EU, mostraban que una recuperación sostenida estaba al alcance, pero también advirtió que la recuperación seguía siendo delicada.
 
 

La divergencia en la salud económica de los países miembros fue subrayada por cifras más serias de los Países Bajos, donde el PIB cayó 0.2 por ciento, su cuarto trimestre seguido de contracción. Mientras tanto, en Portugal, donde las tensiones sobre la austeridad han ido creciendo, el redimiendo económico creció un 1.1 por ciento intertrimestral, comparado con los pronósticos de los economistas de un crecimiento de 0.1 por ciento. Este mes, los datos mostraron que tanto Italia como España estaban deshaciéndose poco a poco de sus recesiones.
 
 

Los mercados se mostraron escépticos ante la recuperación, con casi ningún cambio en el euro, que estaba a $1.3262 dólares al caer la tarde en Londres, descendiendo ligeramente a $1.3244 contra el dólar. El FTSE Eurofirst 300 bordeó un 0.3 por ciento más alto, mientras que al índice referencial francés CAC 40 le fue un poco mejor, subiendo 0.5 por ciento. En Alemania, el Dax ganó 0.2 por ciento.
 
 

Temprano por la mañana, Francia sorprendió a los analistas cuando la segunda mayor economía de la eurozona confirmó que había escapado de una recesión de seis meses después de registrar un crecimiento en el segundo semestre de 0.5 por ciento. Los analistas esperaban que la economía creciera sólo un 0.2 por ciento.
 
 

Tullia Bucco, economista en UniCredit Research, dijo que la recuperación francesa era “mucho más sólida de lo que pudiéramos haber previsto… los resultados de hoy traen buenas nuevas para las perspectivas de recuperación del PIB francés”.
 
También, te pueden interesar estos artículos
 
Jeff Bezos es un desestabilizador
 
 
AL, clave para el mercado publicitario
 
 
Un momento crítico para la India