Economía

Desligan 86% de revisiones salariales
a la productividad

En 2014 se realizaron 8 mil 189 revisiones laborales y de éstas, sólo mil 139 incluyeron un bono de productividad; sindicatos y empresas argumentaron insuficiencia de indicadores para medir la productividad en cada sector para establecerla en los contratos de trabajo.
Zenyazen Flores
11 febrero 2015 1:2 Última actualización 11 febrero 2015 5:5
Empleo. Maquiladora. Foto Archivo

En 2014 sólo el 14 por ciento de las revisiones laborales en el país incluyeron un bono de productividad.  (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar del discurso de empresas y sindicatos en el sentido de promover la productividad, el 86 por ciento de las revisiones salariales de jurisdicción federal realizadas en 2014 desligaron la firma de los bonos de productividad, indican datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Ese porcentaje de desinterés por firmar bonos de productividad fue el mismo que se registró en el 2013, que fue el primer año de aplicación de la reforma laboral, que integró un capítulo de productividad a la Ley Federal del Trabajo para incentivar ese tipo de convenios en beneficio de los trabajadores.

Los datos actualizados de la STPS muestran que en el 2014 se realizaron 8 mil 189 revisiones salariales, de las cuales, mil 139 incluyeron un bono de productividad, un 14 por ciento, es decir, 86 por ciento no incluyeron la firma de bonos.


En 2014 el total de trabajadores involucrados en las revisiones salariales fueron 2 millones 194 mil, de los cuales sólo 615 mil 444 (28 por ciento) vieron en su bolsillo una mejora producto del bono de productividad.

En tanto, en 2013 se lograron 7 mil 802 revisiones y sólo mil 32 (13 por ciento) tuvieron bono de productividad, es decir, un escenario similar al observado en 2014.

Sindicatos y empresas argumentan que todavía no hay indicadores suficientes para medir la productividad de cada sector, lo que ha impedido “aterrizar” en los contratos de trabajo los bonos, y que la reforma fiscal desincentivó el año pasado la firma de convenios de productividad debido al aumento de costos laborales.

Humberto Ojeda, presidente del Congreso del Trabajo, señaló que los convenios de productividad que existen son de compañías grandes con empleados de nivel operadores de maquinaria o grupos de trabajadores constituidos en plantas armadoras, que ya cuentan con un esquema armado de años y que continúan repitiendo.

En cambio, hay empresas medianas o pequeñas que emplean a trabajadores de salario mínimo, con labores menores como acarreo o limpieza, que dada la naturaleza del puesto difícilmente entrarán en los planes de la empresa en términos de productividad.

Tomás H. Natividad, presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, aseguró que la reforma fiscal podría explicar por qué no hay un aumento en la firma de los bonos de productividad: “la reforma fiscal trajo costos directos a la mano de obra, prestaciones, a todo lo que se llama previsión social y a los costos directos de operación de las empresas, entonces hubo empresas y sindicatos que con tal de no reducir personal mejor mantuvieron la plantilla pero cambiaron remuneraciones”.