Economía

Desindexación, primer paso para la recuperación salarial

Con la aprobación de la desindexación del salario mínimo
de diversos ordenamientos legales, la siguiente fase sería su aprobación por los congresos estatales para que así la Conasami pueda discutir un aumento al salario mínimo.
Zenyazen Flores
25 diciembre 2014 21:20 Última actualización 26 diciembre 2014 5:5
[Foto de Artuto Monroy] 43.7% de los adultos prefiere guardar el dinero en efectivo o participar en tandas para ahorrar, dice encuesta de INEGI.  

Se espera que para la segunda mitad de 2015 se puedan ver los efectos de la desindexación del salario mínimo. (Archivo El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- La recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo debe pasar por distintas etapas, la primera está en marcha: la desindexación del salario para evitar que sea utilizado como referencia para diversos ordenamientos legales.

Desde septiembre se presentaron al menos 13 iniciativas en el Congreso de la Unión para desindexarlo, la última de ellas fue la del presidente Enrique Peña Nieto que plantea una reforma a los artículos 26 y 41 de la Constitución, a fin de crear la Unidad de Medida y Actualización (UMA) cuyo valor inicial será equivalente al salario mínimo vigente para el Área Geográfica A.

El 5 de diciembre la iniciativa de Peña Nieto llegó a San Lázaro y cinco días después los diputados avalaron la propuesta en su esencia.
La minuta se envió al Senado para su discusión y eventual aprobación, sin embargo, la Cámara alta agotó el tiempo del periodo ordinario de sesiones y pospuso hasta febrero el debate de la desindexación del salario mínimo.


Thomas Wissing, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba, dijo que una vez que los senadores aprueben la minuta, lo que sigue es que la mayoría de los congresos de las entidades avalen la reforma, para que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) pueda discutir un incremento al salario mínimo, sin la presión que genera la vinculación a ordenamientos legales.

“Se puede ver ya en un plazo razonable (...) tal vez la segunda mitad del próximo año podemos ver ya algunos efectos, pero los efectos más fuertes serían hacia el 2016. Lo importante es que hay el compromiso político de volver a fijar unos nuevos indicadores en el 2015, en marzo o abril”, afirmó.

Tomás H. Natividad, representante del sector patronal, comentó que al estar en discusión una reforma constitucional para desvincular el salario, transcurrirá al menos un año para que todos los congresos de los estados sustituyan el salario mínimo por la UMA en sus diversas legislaciones.

José Luis Carazo, representante del sector obrero, dijo: “Si me preguntan si este año podrá impactar esta iniciativa del presidente en la situación de los salarios en 2015, no lo veo fácil y no veo que este año podamos usar una nueva figura, hay que ver que son reformas que no son para resultados de un día para otro, sino para el futuro”.

Haz clic en la imagen para ampliarla

“las