Economía

Tasa de desempleo en Alemania cae a 6.3%, mínimo en 25 años

La cifra de desocupados disminuyó el mes pasado en 13 mil, para un total de 2.77 millones, mostraron datos publicados por la Oficina Federal del Trabajo. Economistas consultados en un sondeo esperaban que el número de desempleados bajara en cinco mil.
Reuters
01 diciembre 2015 9:9 Última actualización 01 diciembre 2015 11:0
Producción industrial

[Francia y Alemania le dieron un fuerte impulso a las cifras de septiembre / Bloomberg]

BERLÍN.- La tasa de desempleo de Alemania cayó a 6.3 por ciento en noviembre, el nivel más bajo desde la reunificación del país en 1990, reforzando expectativas de que el consumo privado seguirá respaldando al crecimiento en la mayor economía de Europa.

La cifra de desocupados disminuyó el mes pasado en 13 mil, para un total de 2.77 millones, mostraron datos publicados por la Oficina Federal del Trabajo. Economistas consultados en un sondeo esperaban que el número de desempleados bajara en cinco mil.

El dato sale a la luz tras un período de debilidad en el verano debido a desaceleraciones en China y en otros mercados emergentes, lo que planteó interrogantes sobre la fortaleza de las exportaciones y de la economía en general.


"El desempleo bajó, pese al hecho de que la industria claramente ha tenido un par de meses difíciles en el verano", comentó el economista jefe de ING-DiBa, Carsten Brzeski.

Brzeski agregó que espera que la economía germana se expanda un 0.3 por ciento en el período de octubre a diciembre, igual que su desempeño del tercer trimestre, cuando el consumo público y privado impulsaron al crecimiento.

Sin embargo, advirtió que riesgos vinculados a la seguridad presentan una amenaza potencial a la economía. A los alemanes les ha preocupado particularmente posibles ataques en los mercados durante Navidad tras los atentados del 13 de noviembre en París, que dejaron 130 muertos.

Datos publicados el lunes mostraron que las ventas minoristas mensuales cayeron, pero la lectura es notoriamente volátil y otras cifras han apuntado a que el consumo privado se mantiene en el cuarto trimestre, con un bajo nivel de inflación y con los alemanes más dispuestos a comprar, según un sondeo.