Economía

Desempleo alemán se reduce más de lo esperado en diciembre

El desempleo total ajustado por estacionalidad bajó el mes pasado en 14 mil, más del doble de la cifra de seis mil prevista por economistas, lo que coloca a la mayor economía de Europa en una sólida senda al inicio del año.
Reuters
05 enero 2016 9:35 Última actualización 05 enero 2016 9:35
Desempleo en Alemania

Hay un mayor capacidad de compra de las familias gracias al desempleo en mínimos y crecientes alzas salariales. (Reuters)

BERLÍN.- El desempleo de Alemania bajó más de lo esperado en diciembre y la tasa de desocupación se mantuvo en su menor nivel desde la reunificación en 1990, lo que deja a la mayor economía de Europa en una sólida senda al inicio del año.

El desempleo total ajustado por estacionalidad bajó el mes pasado en 14 mil, más del doble de la cifra de seis mil prevista en un sondeo de Reuters entre economistas.

La tasa de desempleo permaneció en un mínimo récord de 6.3 por ciento, consolidando las expectativas respecto a que el consumo privado apoyará el crecimiento económico este año.

Datos publicados el lunes por la oficina de estadísticas mostraron condiciones económicas favorables y que la llegada de trabajadores desde el exterior impulsó el año pasado el empleo en Alemania hasta su mejor nivel desde la reunificación.

Alemania registró un arribo récord de inmigrantes el año pasado, ya que 1.09 millones de extranjeros ingresaron al país, de acuerdo a un diario, aunque la Oficina del Trabajo indicó que muchos de los inmigrantes recién llegados aún no estaban trabajando.

En otra noticia positiva para los consumidores alemanes, la inflación se desaceleró inesperadamente en diciembre y el índice de alzas de precios para la totalidad del 2015 se ralentizó a su menor nivel histórico, apuntalando la capacidad de compra de las familias gracias a un desempleo en mínimos récord y crecientes alzas salariales.

Un sondeo publicado el lunes mostró que la actividad fabril de Alemania subió el mes pasado a su máximo punto en cuatro meses, lo que sugiere que los manufactureros no se han visto intimidados por la desaceleración que sufren los mercados emergentes.