Economía

Desempeño de la economía decepcionó en 2014: analistas

Especialistas consideraron que el año que termina fue complicado y mediocre después de que en el primer semestre la administración pública parecía muy proactiva.
Marcela Ojeda
30 diciembre 2014 22:28 Última actualización 31 diciembre 2014 5:0
peso méxico (Bloomberg)

peso méxico (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El año que está por concluir fue complicado y mediocre, con resultados sustancialmente por debajo de lo esperado: un crecimiento económico no mayor a 2.2 por ciento, y cerrando con un colapso en los precios del petróleo, señalaron analistas.

“Esta caída en los precios del petróleo no sólo deja un hueco en las finanzas públicas de mediano y largo plazos, sino que además complica un poco la obtención de resultados rápidos de la reforma energética”, dijo Raúl Feliz.

En entrevista con El Financiero, el profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) consideró que en el primer semestre del presente año se observó una administración pública que parecía muy proactiva y por arriba de los acontecimientos.

“Sin embargo, desde hace tres o cuatro meses es un gobierno reactivo; con poca imaginación y acusado por escándalos de tráfico de influencias que lo ha llevado a perder liderazgo. Pienso que hoy es un gabinete muy agotado”.

POR DEBAJO DE LAS PERSPECTIVAS

Alberto Jones, director general de Moody’s México, coincidió que en 2014 México tuvo un crecimiento menor al esperado.

En su opinión, el menor dinamismo al principio del año se derivó de la lentitud en la aceleración de la economía de Estados Unidos por diversas razones, y posteriormente por niveles de inversión inferiores a los esperados.

“Sin embargo, en la última parte del año hemos observado que el gasto en el consumo y la confianza del consumidor han ido gradualmente revirtiendo su tendencia de deterioro para mejorar, lo cual nos permite esperar que 2015 tenga mejores perspectivas de crecimiento”, consideró.

El directivo dijo que el año que termina también confirma una de las fortalezas del crédito soberano de México, que tiene que ver con la enorme flexibilidad financiera de la que disfruta el gobierno, en el sentido de que el interés de los inversionistas institucionales del mundo sigue siendo adecuado para el país.

“Continúan haciendo inversiones financieras, a diferencia del resto de América Latina donde no crecieron, en total, más de un 8 por ciento, pero México fue la excepción, con un sistema bancario que sigue siendo saludable y que sin duda mantendrá el perfil fuerte, independientemente de que ha habido moderación en el crecimiento económico”.

Jones Tamayo detalló que en el año aumentó ligeramente la morosidad, por préstamos a consumidores y en construcción, pero es baja, de alrededor de 3 por ciento”.