Economía

Desde la crisis de deuda de los 80's, América Latina vuelve a estar en recesión económica

El FMI prevé que el crecimiento de América Latina se contraiga por segundo año consecutivo en 2016 con una tasa negativa de 0.5 por ciento, y expone que la región se recuperará hacia el 2017 con un crecimiento estimado en 1.5 por ciento.
Leticia Hernández
26 abril 2016 21:50 Última actualización 27 abril 2016 10:0
Real Brasil

El FMI estima que Brasil esté hundida en una recesión con el estimado de una contracción del PIB de 3.8 por ciento. (Bloomberg)

Conforme la economía global continúa su lucha para ganar equilibrio, el crecimiento en América Latina y el Caribe se ha desacelerado más y se estima se contraiga por segundo año consecutivo en 2016 con una tasa negativa de 0.5 por ciento, según estimados del FMI.

Dos años consecutivos con crecimiento negativo en la región no se habían registrado desde la crisis de deuda en América Latina de 1982 y 1983.

La desaceleración de la actividad refleja la débil demanda externa, nuevos descensos en los precios de las materias primas, condiciones financieras volátiles, y para algunas economías importantes desequilibrios internos y rigideces, expone el informe Perspectivas Económicas Regionales en donde el FMI señala que la región se recuperará hacia el 2017 con un crecimiento estimado en 1.5 por ciento.

Entre los riesgos a la baja de las expectativas de crecimiento para la región, el FMI señala que Latinoamérica permanece vulnerable a una desaceleración más fuerte de la esperada en China, destino del 15 al 25 por ciento de las exportaciones de Brasil, Chile, Perú, Uruguay y Venezuela.

Un deterioro de la situación en Brasil podría tener un impacto en el precio de los activos regionales, reducir la demanda de exportaciones de países socios de la región e incrementar la percepción de riesgo.

Identifica como factor de riesgo que la desaceleración en el crecimiento afecte el balance de las empresas principalmente aquellas con deuda en moneda extranjera; el impacto de la depreciación de las monedas en la inflación de cada país y los niveles de inversión en infraestructura.

La percepción del organismo sobre el panorama de las economías latinoamericanas es mixta. Mientras en la parte sur del continente Brasil está hundida en una profunda recesión con el estimado de una contracción del PIB de 3.8 por ciento, el mismo nivel que en 2015; Perú se espera muestre un 3.25 por ciento de crecimiento y Chile de 1.5 por ciento.

El panorama para México y América Central permanece relativamente robusto debido a la continua recuperación en Estados Unidos. El FMI estima para México un crecimiento de su economía de 2.4 por ciento.

: