Economía

Desastres provocaron menos muertes y daños en el 2013, afirma aseguradora

01 febrero 2014 2:30 Última actualización 07 enero 2014 9:56

[El tifón Haiyan, que golpeó las costas asiáticas en noviembre, fue el evento natural más mortífero del año pasado./Reuters] 


 
Reuters
 
Las catástrofes naturales, como inundaciones y tormentas, cobraron más de 20 mil vidas y provocaron daños cercanos a los 125 mil millones de dólares en todo el mundo en el 2013, cifras menores al promedio de la última década, dijo la reaseguradora Munich Re.
 
La mayor reaseguradora del mundo afirmó que el súper tifón Haiyan, que en noviembre golpeó Filipinas, China y Vietnam, probablemente fue la tormenta tropical más fuerte que jamás haya tocado tierra y el evento natural más mortífero del año pasado, cobrando la vida de más de 6 mil personas.
 
Las inundaciones en Europa central en mayo y junio encabezaron la lista de daños económicos globales en el 2013, con 15 mil millones de dólares en pérdidas. Las aseguradoras pagaron 3 mil millones de dólares.
 
En 2013, el evento más costoso para las aseguradoras fue la serie de tormentas de granizo que afectaron Alemania en julio, provocando desembolsos de 3 mil 700 millones de dólares por concepto de seguros.
 
Tanto los daños económicos globales por 125 mil millones de dólares provocados por catástrofes naturales el año pasado como los 31 mil millones de dólares desembolsados por las aseguradoras fueron menores al promedio de los últimos 10 años de 184 mil millones de dólares y 56 mil millones de dólares, respectivamente, dijo Munich Re.
 
El número de muertos en todo el mundo también fue menor a los 106 mil anuales registrados en promedio en los últimos 10 años.
 
La industria de seguros se benefició por el más bajo número de huracanes en el Atlántico Norte desde 1982, pues ni una sola tormenta con fuerza de huracán llegó a Estados Unidos continental en el 2013.
 
 
La firma dijo que el frío polar que afecta actualmente a Estados Unidos tenía el potencial de provocar miles de millones de dólares en daños, pero que es demasiado pronto para hacer estimaciones.