Economía

Desaceleran en julio ventas externas manufactureras

En julio de este año, las exportaciones manufactureras del país ascendieron a 29 mil 144 millones de dólares, lo que representó un avance de sólo 2 por ciento a tasa anual cuando en el mismo mes de 2014 la tasa fue de 7.6 por ciento, de acuerdo con datos
del Inegi.
Thamara Martínez
28 agosto 2015 0:12 Última actualización 28 agosto 2015 5:5
armadora

Las exportaciones de manufacturas sumaron 20 mil 144 millones de dólares, esto sin contar las ventas del sector automotriz. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Las exportaciones del sector manufacturero mexicano crecieron a paso lento en julio pasado, al avanzar 2 por ciento a tasa anual, desde una tasa de 7.6 por ciento reportada en el mismo mes de 2014.

En julio de este año, el sector vendió 29 mil 543 millones de dólares, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Si se descuentan las ventas externas del sector automotriz, las exportaciones de manufacturas sumaron 20 mil 144 millones de dólares en el séptimo mes de 2015, que implica un incremento anual de 0.52 por ciento. Esta cifra se mantiene en terreno positivo, pero representa el avance más discreto de esta rama en el último año y medio.

“En los primeros siete meses del año, el desempeño favorable del sector exportador no petrolero descansó sobre todo en Estados Unidos, en tanto, la industria automotriz está destacando más allá de algunos vaivenes mensuales”, indicó Rafael Camarena, economista senior de Santander.


Al respecto, las ventas internacionales del sector automotriz acumularon 9 mil 399 millones de dólares en julio, cifra 5.3 por ciento superior en el comparativo anual, pero menor al crecimiento de 11.5 por ciento reportado en junio de este año.

Luis Armando Jaramillo Mosqueira, analista económico de Scotiabank, resaltó que el menor dinamismo en las ventas de automóviles en julio explica parcialmente por qué las exportaciones de manufacturas no avanzaron lo suficiente. “La exportación de autos representa cerca de 25 por ciento del total de las ventas externas no petroleras, por lo que el impacto que se registró por la baja en el envío de automóviles es importante”, puntualizó.

Aunque subrayó que en esta época del año inicia el proceso de renovación de los modelos de diseño y la fabricación de automóviles por parte de las armadoras en México.

“Este efecto es coyuntural por lo que no es algo que deba preocupar; no hay una cuestión fundamental detrás de esta desaceleración”, opinó.

EFECTO PETROLERO
Las exportaciones totales sumaron en julio poco más de 32 mil 804 millones de dólares, que implica una caída anual de 2.6 por ciento, apoyadas por el intercambio de mercancías no petroleras que crecieron 1.3 por ciento anual, pero limitadas por las ventas petroleras.

Las exportaciones petroleras siguieron descendiendo, en esta ocasión en 36.8 por ciento anual, con lo que acumulan más de un año de bajas. Camarena, de Santander, precisó que las exportaciones distintas a las de vehículos mantienen debilidad ante la desaceleración en economías de América Latina y el incipiente avance en Europa.

Por su parte, Jaramillo Mosqueira, dijo que si bien las manufacturas avanzaron sólo 2 por ciento anual, siguen siendo un fuerte elemento de compensación, “aproximadamente 88 por ciento de las exportaciones totales son de manufacturas, así que el 2 por ciento no es nada despreciable”.

Por otra parte, las importaciones realizadas en julio ascendieron a 35 mil 71 millones de dólares, con lo que el déficit de la balanza comercial fue de 2 mil 267 millones de dólares, el mayor en seis meses.
La balanza de productos petroleros registró una pérdida de mil 35 millones de dólares, su mayor déficit desde que se tiene registro en 1993.

En tanto, los productos no petroleros reportan un saldo negativo de mil 232 millones que hila tres meses de déficit para estos bienes.
Sin embargo, los analistas coincidieron en una perspectiva de mejoría en el tercer y cuarto trimestre del año.

“Ya que una buena proporción de las exportaciones van hacia Estados Unidos en julio, y lo que esperamos ver los próximos meses, es un fuerte incremento en la actividad industrial en esa nación, que estará demandando una buena porción de nuestras manufacturas, lo cual nos pone en buena perspectiva, sostuvo Jaramillo.

“Estamos ligados a la recuperación de ese país, por lo que, si la economía norteamericana hacia adelante se ve bien, también deberíamos esperar buenos resultados en el sector exportador de México”, aseguró Camarena.

la compra