Economía

Depreciación del peso
afectará formación de precios: Finamex

Debido a que la tasa de fondeo en México no ha cambiado, la depreciación del peso se ha acelerado y no será de manera temporal, lo que genera el riesgo de afectar la formación de precios, advirtió Finamex.
Clara Zepeda
29 julio 2015 18:13 Última actualización 29 julio 2015 18:13
peso dolar (Reuters)

La depreciación del peso no será temporal y afectará la generación de precios, advirtió la Casa de Bolsa Finamex. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- El relajamiento monetario “exagerado” del Banco de México ya puso en riesgo el proceso de formación de riesgos, ya que la depreciación cambiaria no es temporal, aseguraron analistas económicos.

“Una de las explicaciones más importantes por la que la depreciación del tipo de cambio no ha sido inflacionaria es por las condiciones de holgura del ciclo económico y por la expectativa de que la depreciación sea temporal. Pero, eventualmente, los fijadores de precios voltearán a ver los pronósticos de los analistas, los cuales van a la alza, arriba de 15 pesos por dólar, convenciéndose de que la depreciación no es tan temporal y comenzarán a fijar sus precios en consecuencia”, detalla Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex.

Añade que aunque coincide con el Banco de México en que las condiciones cíclicas de la economía mexicana muestran debilidad y que permanecen las condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía en su conjunto, lo que justificaría condiciones monetarias laxas, a todas luces dicho relajamiento parece exagerado. “El riesgo es que afecte el proceso de formación de precios”.


La depreciación del peso se ha acelerado ante la persistencia de mantener la tasa de fondeo en México sin cambio (3.0 por ciento), lo cual le ha restado competitividad al mercado de bonos mexicanos con el consecuente retiro de algunas inversiones, describe Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics.

Precisa que “parece que las autoridades decidieron tomar la apuesta de enfrentar la volatilidad financiera a través del uso de un solo instrumento: el tipo de cambio, en lugar de hacer uso del amortiguador doble dado por la tasa de interés”.

Así, bajo el argumento de que tenía más costos el anticiparse al alza de tasas, el peso ahora está sufriendo las consecuencias de una decisión monetaria cuyo diagnóstico indicaba que era más costoso prevenir que lamentar.

Aboumrad asevera que “permitir una depreciación nominal en exceso del nivel de condiciones monetarias congruentes con el ciclo económico y se mantenga por un periodo prolongado, corre el riesgo de que afecte de manera permanente el proceso de formación de precios”.

En este contexto, Banxico tendría tres opciones: subir la tasa de interés de referencia pronto (situación que Finamex no anticipa este jueves); intervenir adicionalmente en el mercado cambiario o, no hacer nada hasta que se mueva la Reserva Federal (Fed) y correr el riesgo de que no sea demasiado tarde para evitar que se afecte la inflación.