Economía
ENTREVISTA
Isabel Studer Noguez, Fundadora del Instituto Global para la Sostenibilidad (IGS),

“Dejaron fuera a las fuentes renovables”

Isabel Studer, fundadora del Instituto Global para la Sostenibilidad (IGS), comentó que hace falta otorgar más permisos para generar fuentes limpias y apostar a la diversificación de las tecnologías como la solar y la eólica.
Sergio Meana
28 mayo 2014 23:54 Última actualización 29 mayo 2014 5:0
studer

México tiene potencial en energías eólica y solar, indicó Isabel Studer. (Archivo El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- Isabel Studer, fundadora del Instituto Global para la Sostenibilidad (IGS), afirmó que más allá de proponer leyes, hoy hay muchos pendientes de la Administración Federal que deben ser atendidos, como otorgar permisos para fuentes limpias o detonar inversiones para conectar a la red los parques de energía eólica.

___¿Cómo quedan las fuentes renovables dentro de la reforma energética?
___Dejaron fuera a las fuentes renovables, ahorita ya anda diciendo Penchyna ‘es que falta la Ley’, sí cómo no, se les olvidó por qué, ¿A poco si hay todo un eje de sustentabilidad y tienen una ley de geotermia no pensaron en las demás tecnologías, o se va quedar ahí volando en el limbo?

___¿Es la eólica la esperanza de las renovables?
___La eólica ya tiene una ventaja de que ya hay desarrollos importantes en el país, y digamos que en un análisis costo-beneficio, por el momento son los proyectos que como ya tienen una infraestructura importante y podrían darle un impulso mayor a las energías renovables.

Ahora nosotros lo que argumentamos es que la apuesta debe ser a favor de la diversificación de las tecnologías, no porque yo no esté a favor de la eólica, pero sobre todo en el caso mexicano donde tenemos potencial solar enorme, geotermia, biomasa y por supuesto la eólica, hay que apostarle a todas.

El tema de cambio climático ya es un tema inevitable. Necesitamos participar, antes nos podíamos excusar y decir que somos países en vías de desarrollo, pero eso ya no va a pasar porque la presión política es muy fuerte para reducir las emisiones y además tenemos un interés propio y una meta muy clara de 35 por ciento del total de la generación eléctrica.

___¿Qué están planteando en el Instituto?
___ Estamos hablando de un compromiso de metas anuales por tecnología para no dejar a unas tecnologías frente a las otras. Lo más preocupante aquí es el discurso gubernamental de cómo el gas es hoy el combustible de la transición y es discutible porque si esta administración se va a centrar sobre todo en el desarrollo de la infraestructura como gasoductos para hacer posible la distribución del gas, podemos poner un candado en términos de las inversiones que necesitamos para la energía renovable.

Yo no estoy en contra de la utilización del gas pero necesitamos encontrar un balance y no por invertir en él, vamos a poner en riesgo el potencial de las demás.

En esta administración el énfasis ha sido en los hidrocarburos y en el tema del gas como combustible limpio, y entonces hay más de 150 permisos en la CRE que están pendientes y que no se pueden definir. No porque la CRE no quiera, sino porque hay una incertidumbre en el marco legal precisamente porque se les olvidó introducir una ley de energías renovables que pudiera reemplazar el marco anterior que a todas luces se tenía que cambiar.

Lo otro que queremos es un periodo de transición de dos a tres años, en lo que hacen todos los reglamentos se crean los Centros, más que nada para que haya continuidad en las inversiones.