Economía

Deja de ser atractivo el oro para inversionistas

10 febrero 2014 5:23 Última actualización 07 julio 2013 11:32

 [Bloomberg] 



Notimex
 
Debido a las recientes presiones a la baja en el precio internacional del oro, este metal ha dejado de ser un atractivo de inversión, hecho que propicia también una menor entrada de recursos a las empresas mineras en México.


Especialistas del Banco Base y de Monex coincidieron en que la inversión en el metal dorado se ha vuelto menos atractiva sobre todo por la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ajuste su política monetaria y comience a reducir el ritmo de compra de bonos hacia septiembre.


En entrevistas opinaron que esas presiones a la baja podrían desalentar futuras inversiones en el sector minero mexicano, pues la rentabilidad de esta industria ha disminuido de manera significativa.


El analista económico de Banco Base, Jesús Anacarsis López Flores, refirió que el oro ha perdido 25.41 por ciento en su precio en lo que va del año, al ubicarse en mil 249.67 dólares por onza al pasado 3 de julio.


Precisó que en el segundo trimestre del año observó una caída de 22.95 por ciento, la mayor pérdida trimestral de la que se tiene registro, al llegar a un mínimo en 40 meses de mil 180.5 dólares por onza.


Explicó que la contracción observada en el precio es resultado de una menor demanda especulativa, pues era visto como refugio ante el exceso de liquidez a nivel internacional, resultado de las políticas monetarias acomodaticias emprendidas por los bancos centrales.


Indicó que las señales de recuperación económica, especialmente en Estados Unidos, han levantado la expectativa de que la Fed comenzará a reducir el ritmo de compra de bonos hacia septiembre, volviendo menos atractiva la inversión en oro.


A esto se suman las bajas presiones inflacionarias en Estados Unidos y la desaceleración del sector productivo de China, cuyo volumen demandado de materias primas ha disminuido, entre ellas el oro, ejerciendo mayor presión sobre el precio del mismo, abundó.


López Flores previó que en los próximos tres meses el precio del oro pueda llegar a los mil dólares por onza.


Por otra parte, consideró que el comportamiento reciente del precio del oro ha influido marginalmente en las reservas internacionales del país, pues este metal sólo representa 3.26 por ciento del total, luego que en 2011 el Banco de México (Banxico) aumentó su posición de reservas en oro.


Comentó que en mayo pasado, las reservas internacionales en oro observaron una reducción mensual de 5.15 por ciento y 11.54 por ciento anual en la valuación de dicho metal, al ubicarse en cinco mil 559.25 millones de dólares.


De acuerdo con información del Banxico, las reservas internacionales del país han registrado seis niveles máximos históricos en el año, el último el 3 de mayo pasado, cuando se ubicaron en 168 mil 145 millones de dólares.


Al 28 de junio pasado, el saldo de las reservas internacionales fue de 166 mil 530 millones de dólares, lo que significó un crecimiento acumulado de tres mil 015 millones de dólares respecto al cierre de 2012.


Así, López Flores anticipó una caída en la inversión productiva de la industria minera nacional, pues la rentabilidad del sector ha disminuido de manera significativa con la contracción que ha registrado metal en los últimos meses.


Por su parte, el especialista en metales de Grupo Financiero Monex, Fernando Bolaños, refirió que de un nivel máximo de mil 900 dólares la onza que alcanzó en septiembre de 2011, el precio del oro ha caído 34.1 por ciento, al ubicarse en mil 251 dólares la onza.


Detalló que el ajuste más fuerte en la cotización del metal se dio a partir de octubre de 2012, cuando Estados Unidos empezó a mostrar buenos datos económicos y se especulaba sobre la posibilidad de que iniciara el retiro de estímulos económicos; de entonces a la fecha presenta una caída de 30.1 por ciento.


Por el momento, expuso, el oro ha dejado de ser un atractivo de inversión, pues los participantes en el mercado no esperaban que tuviera este ajuste tan importante y se cuestiona su utilidad como un instrumento de refugio.


Ante ello, han disminuido la adquisición del metal en espera de mejores precios en el futuro, pues éste se mantendrá presionado hasta que la Fed tome una decisión sobre el retiro o no de los estímulos monetarios en Estados Unidos, acotó.


En cuanto a la relación del metal con las reservas internacionales de México, el analista aclaró que éstas últimas tienen la misma cantidad del metal, cuyo valor es menor.


No obstante, opinó que esa situación podría provocar menores niveles de inversión de las empresas mineras en el país, muchas de ellas extranjeras, tanto en exploración como en la expansión de sus capacidades.


Además, agregó Bolaños, existe una propuesta para modificar la ley minera en México para establecer un impuesto de 5.0 por ciento a las regalías con respecto al volumen explotado, lo que también podría afectar la captación de inversiones a este sector.