Economía

Decreto anti-transgénico viola la Constitución

Tras la decisión del gobierno yucateco de decretar a la entidad libre de cultivos transgénicos, éste viola los preceptos constitucionales, asegura la Presidencia de la República.
Valente Villamil
26 diciembre 2016 20:50 Última actualización 27 diciembre 2016 5:0
Transgénicos. (Archivo)

El uso de transgénicos puede poner en peligro los mantos acuíferos del estado. (Archivo)

El decreto con el que Yucatán se declaró un zona libre de siembra de transgénicos, también conocidos como cultivos OGM, viola la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos explicó la Presidencia de la República en un análisis del que El Financiero tiene copia.

‘’En este escenario, el Decreto emitido por el Gobernador del Estado de Yucatán viola el ámbito de atribuciones del Ejecutivo Federal, y en consecuencia, los artículos 16, 27, 89, 90, 124 y 133 de la Constitución General, pues la entidad federativa carece de atribuciones para emitir una declaratoria de zona libre de cultivos agrícolas con organismos genéticamente modificados’’, se lee en el análisis.

Aseguró además que dicho decreto debió contar con el aval de la Secretaría de Agricultura.

De acuerdo con el documento, la Suprema Corte de Justicia de la Nación aceptó la demanda de Presidencia el 15 de diciembre pasado, como publicó este medio la semana pasada.

Sin embargo, esto no significa que el decreto ya no funcione puesto que el mismo análisis de Presidencia explica que la Corte ‘’no concedió la suspensión solicitada, en virtud de que se trata de argumentos que serán materia del fondo del asunto, pues la medida cautelar no puede tener efectos constitutivos que son propios de la resolución que se dicte en el principal’’.

Los argumentos en cuestión que serán analizados son las razones de Yucatán para emitir dicha declaratoria que, de acuerdo con el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Eduardo Batllori, son que no hay un protocolo de actuación en caso de que fenómenos como los huracanes dispersen las semillas de soya transgénica.

Además, el funcionario dijo que el uso de transgénicos puede poner en peligro los mantos acuíferos del estado porque aseguró estos requieren de más herbicidas como el glifosato en el largo plazo.

“Yucatán tiene un alta vulnerabilidad, su acuífero, a la contaminación. Tenemos problemas serios de contaminación por agroquímicos... en el tiempo la resistencia de las plantas es mayor y se termina utilizando más agroquímicos”, dijo Batllori.

Por último, agregó que no han sido consideradas las afectaciones que estas sustancias pueden tener en organismos como las abejas, un insecto importante para el estado que exporta una gran cantidad de miel orgánica a Europa.