Economía

Década de alza de reservas en bancos centrales parece llegar a su fin

Mientras en agosto las reservas en moneda extranjera superaban los 12 billones de dólares, desde marzo han comenzado a disminuir, según datos de Bloomberg.
Bloomberg
06 abril 2015 10:21 Última actualización 06 abril 2015 10:47
Dólar

(Bloomberg)

Los 10 años de aumento de las reservas en moneda extranjera de los bancos centrales del mundo están llegando a su fin.

Las reservas globales declinaron en marzo a 11.6 billones de dólares, mientras que en agosto de 2014 eran de un récord de 12.03 billones de dólares, con lo que se detiene un incremento que comenzó en 2004 y llegó a quintuplicarlas, según datos que recopiló Bloomberg. Si bien la caída podría exagerarse debido a que el fortalecimiento del dólar redujo el valor de otras monedas de reserva, como el euro, de todos modos indica un cambio luego de que los bancos centrales –en su mayor parte correspondientes a países en vías de desarrollo como China y Rusia- incorporaran a sus reservas un promedio de 824 mil millones dólares por año durante la última década.

Más allá de ilustrar el retorno del dólar a su papel de indiscutida moneda dominante del mundo, la declinación de las reservas tiene varias posibles implicaciones para los mercados globales. Podría dificultar a los países de mercados emergentes la tarea de incrementar su masa monetaria y apuntalar un crecimiento económico vacilante; podría profundizar la declinación del euro; y podría también reducir la demanda de bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

“Se trata de un gran desafío para los mercados emergentes”, dijo por teléfono Stephen Jen, un ex economista del Fondo Monetario Internacional que contribuyó a fundar Macro Partners en Londres.

“Ahora necesitan más estímulo. Se ha sembrado la semilla de una futura volatilidad”, dijo.

CHINA VENDE

Al margen del efecto de las fluctuaciones cambiarias, Credit Suisse Group estima que los países en vías de desarrollo, que tienen alrededor de las dos terceras partes de las reservas globales, gastaron 54 mil millones netos de sus reservas en el cuarto trimestre, la mayor cantidad desde la crisis financiera de 2008.

China, que tiene las reservas más abultadas del mundo, contribuyó junto con los países productores de materias primas a la mayor parte de las declinaciones, dado que los bancos centrales vendieron dólares para compensar los flujos salientes de capital y apuntalar sus monedas. Una medición de Bloomberg de monedas de mercados emergentes ha bajado 15 por ciento contra el dólar en el último año.

China redujo sus reservas a 3.8 billones de dólares en diciembre, mientras que en junio habían alcanzado un pico de 4 billones de dólares, indican datos del banco central. Las reservas rusas cayeron 25 por ciento en el último año y llegaron en marzo a 361 mil millones, mientras que Arabia Saudita, que tiene las terceras mayores reservas después de China y Japón, ha gastado 10 mil millones de dólares desde agosto y se ha quedado con 721 mil millones de dólares.


Es probable que la tendencia persista en tanto los precios del petróleo se mantengan bajos y el crecimiento siga siendo débil en los mercados emergentes, lo que reduce el ingreso de dólares que los bancos centrales usaban para acumular reservas, según Deutsche Bank.