Economía

Debilidad industrial de México limitará el crecimiento económico en 2016: BofA

De acuerdo con Carlos Capistrán, economista en jefe del grupo estadounidense, el sector servicio e industrial corren a dos velocidades diferentes y mientras se muestre un sector industrial débil, continuará limitándose el gasto doméstico. 
Leticia Hernández
12 enero 2016 16:31 Última actualización 12 enero 2016 22:19
Merrill Lynch

Merrill Lynch. (Bloomberg)

La divergencia en el desempeño del sector servicios e industrial apoya la expectativa de un crecimiento de la economía mexicana de 2.5 por ciento para este año, afirmó Bank of America Merrill Lynch, debido a que una industria débil refleja menores exportaciones y limita el gasto doméstico agregado.

“A través de ejercicios estadísticos hemos mostrado que en México, la demanda externa supera a la demanda interna, en el sentido de que lo que suceda a la demanda externa es un fuerte indicador de qué sucederá con la demanda doméstica en los siguientes trimestres. Así, desde nuestra perspectiva es muy probable que la débil industria en México termine limitando el gasto doméstico agregado, en parte por las débiles exportaciones totales", señala Carlos Capistrán, economista en jefe de Bank of America Merrilll Lynch.

Expone que el sector servicios está mostrando un fuerte crecimiento mientras que el sector industrial se muestra débil, esta divergencia continuará limitando el crecimiento en 2016 ya que las débiles exportaciones, típicamente preceden al gasto doméstico en México y apoyan su expectativa de un crecimiento de la economía de 2.5 por ciento en 2016.


El ritmo de expansión del sector servicios supera en tres veces la velocidad con la que el sector industrial se desarrolla en el país. Mientras que los servicios crecen a una tasa de 3.6 por ciento anual en términos reales, -casi un punto porcentual por arriba del PIB- el sector industrial solamente crece a 1.1 por ciento real anual.

En su reporte “Diario de Mercados Emergentes Globales”, señala que debido a que los servicios representan cerca del 60 por ciento de la economía y la industria solamente el 36 por ciento, fue que el PIB pudo crecer por encima de 2.5 por ciento por segundo año consecutivo en 2015, a pesar de la debilidad del sector industrial.

En Estados Unidos se presenta la misma divergencia pero con implicaciones diferentes ya que en ese país las exportaciones y la manufactura no lideran el ciclo económico. En México una industria débil es una mayor preocupación por las exportaciones débiles ya que tiene mayor dependencia de los ingresos extranjeros.

Mientras que las ventas al menudeo crecen relativamente fuertes, la producción industrial se contrae. Los sectores industriales en ambos países son débiles en parte por la contracción de la industria petrolera, pero recientemente también por la debilidad en el sector manufacturero lo que a su vez refleja una debilidad en las exportaciones.

También explicó que la parte más importante en la producción industrial es la manufactura. "Es por ello que el reciente debilitamiento es una preocupación para nosotros. Incluso, prevemos que la manufactura se debilite aún más, debido a que la manufactura en Estados Unidos ya se está contrayendo, como lo muestran las últimas dos lecturas del índice manufacturero de Estados Unidos (PMI)”.

“El impacto de una menor demanda precederá al impacto de la depreciación real, por lo menos en los siguientes meses. Eventualmente, el peso más barato ayudará a las exportaciones, pero típicamente ese efecto toma algún tiempo, por lo cual es poco probable que suceda antes del segundo semestre de 2016", advierte Capistrán.