Economía

Debilidad de las instituciones e inseguridad, el talón de Aquiles

10 febrero 2014 5:2 Última actualización 17 julio 2013 5:34

[Cuartoscuro]


 
 
Isabel Becerril
 
 

México se ubicará, en 2013-2015, en la séptima economía que capte mayor número de inversiones extranjeras, pero para ello no basta sólo tener una buena imagen entre los empresarios foráneos, sino que también hay que resolver los diques que presenta la economía y que ahuyentan los capitales.
 
 

El sector empresarial advirtió que entre los talones de Aquiles del país se encuentra la debilidad de las instituciones y los elevados índices de violencia.
 
 
En este último punto, México se ubica entre los cinco peores países en el mundo en el subíndice de daños a la economía por el crimen organizado y entre los 10 peores en materia de costos económicos por el crimen y la violencia.
 
 

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), expuso que como nación hay que generar las condiciones para que esas inversiones realmente sean productivas, que contribuyan a crear empleo, mejorar la competitividad, promover la prosperidad en todas las regiones y consolidar de manera general una economía con rostro humano.
 
 

En su mensaje semanal, puntualizó que otra de las tareas pendientes es la de contrarrestar la dependencia que tiene nuestro país con Estados Unidos, reforzar las relaciones comerciales con otras economías, como los países bajos que, por ejemplo, en 2010 desplazaron a Estados Unidos como el mayor inversionista en México.
 
 

También hay que reforzar las relaciones comerciales con naciones como Suiza, Canadá y Japón, que figuran entre los cinco mayores inversionistas en el país.
 
 
Señaló que no se debe perder de vista que 38% de la Inversión Extranjera Directa que arribó a México en 2012 se concentró en cuentas entre compañías, es decir, préstamos de las matrices residentes en el exterior a sus filiales en el país o adelantos de pagos a sus matrices en el extranjero y 33% e destinó a reinversión de utilidades.