Economía

Debilidad de la demanda interna afecta crédito al sector privado

Analistas esperan que la reforma financiera produzca mayores oportunidades para fomentar la participación crediticia.
Tlaloc Puga
03 febrero 2014 22:42 Última actualización 04 febrero 2014 5:0
[Creado por Carlos Anaya, el usuario puede pagar con tarjeta de crédito, efectivo o con una aplicación del smartphone / Bloomberg] 

[El crédito a las Pymes a un menor costo será el que dé un crecimiento más sostenido, previó especialista. / Arturo Monroy / Archivo]

El otorgamiento de crédito al sector privado presentó una significativa desaceleración el año pasado, principalmente en la segunda mitad, resultado de la debilidad observada en la demanda interna, aunado al hecho de que los índices de morosidad se han incrementado, indicaron analistas.

Mediante su reporte de agregados monetarios y actividad financiera, el Banco de México (Banxico) informó que el saldo de la cartera de crédito vigente de la banca comercial al sector privado en diciembre pasado fue de dos billones 498 mil 200 millones de pesos, lo que implicó una expansión de cinco por ciento anual en términos reales respecto al mismo mes del 2012.

Este aumento se encontró por debajo del promedio observado en todo 2013, de 6.5 por ciento, y además representó su menor crecimiento en tres años, junto al avance observado en mayo pasado, el cual fue también de cinco por ciento.

Para Alejandro Cervantes, economista de Banorte-Ixe, la desaceleración del crédito bancario se explica principalmente por la debilidad observada en la demanda interna, a lo que se suma el hecho de que los índices de morosidad se incrementaron en 2013, aunque todavía se encuentran en niveles similares a los observados antes de 2008.

El crédito vigente al consumo presentó una fuerte desaceleración en el segundo semestre de 2013, reflejo de ello es el crecimiento de tan sólo 6.4 por ciento real anual observado en el último mes del año pasado, lo que significó su menor incremento en casi tres años. Lo que derivó en un aumento de 10.6 por ciento en todo el año, frente al 17.7 por ciento registrado en 2012.

A su interior, el crédito a través de tarjetas bancarias se incrementó 5.4 por ciento, su avance más bajo en más de dos años; esto implicó un crecimiento promedio en todo el año de 9.9 por ciento. En tanto, el crédito otorgado para bienes de consumo duradero decreció 1.1 por ciento, hilando tres meses de tropiezos.

El crédito vigente para la adquisición de vivienda se incrementó 3.6 por ciento en el último mes de 2013 y significó su menor avance en medio año, promediando un aumento de 4.4 por ciento en todo el año.

A su vez, el crédito vigente a las empresas y personas físicas con actividad empresarial presentó un crecimiento real anual de 3.9 por ciento, su menor alza en cinco meses. Hacia adelante, en Banorte-Ixe esperan que el crédito bancario se recupere derivado de la reciente aprobación de la reforma financiera, cuyo objetivo precisamente es promover el crédito en la economía y aumentar la penetración de la banca.

SUBE MOROSIDAD DE LA CARTERA

El índice de morosidad de la cartera total se ubicó en 3.3 por ciento en el último mes del 2013, contra un nivel de 3 por ciento del mismo mes del 2012, de acuerdo con cifras divulgadas por la institución que gobierna Agustin Carstens.

Por componentes, el índice de morosidad de la cartera de consumo se ubicó en 4.9 por ciento en diciembre pasado. A su interior, la morosidad de tarjetas de crédito resultó de 4.7 por ciento del total de la cartera. Finalmente, el índice de morosidad para la cartera de vivienda se ubicó en 3.5 por ciento, en tanto que el de empresas llegó a 3.9 por ciento de la cartera total.

Pese a los datos anteriores, el analista de Scotiabank, Emilio Diez, mantiene su perspectiva positiva en cuanto al panorama para el crédito al consumo para este años. Por un lado, espera que la reforma financiera logre su cometido de facilitar e incentivar el otorgamiento del crédito mediante mecanismos de mercado, incrementando su penetración.

“El