Economía

Economía de Japón se contrae 1.4% en 4T15

Datos del gobierno japonés revelaron que en el cuarto trimestre de 2015, la economía del país se contrajo a una tasa anualizada de 1.4 por ciento, un alza en comparación a la registrada en el tercer trimestre del mismo año, que fue de 1.3 por ciento.
Reuters
14 febrero 2016 18:23 Última actualización 14 febrero 2016 19:5
Japón

La economía japonesa se contrajo 1.4 por ciento en el último trimestre de 2015.(Bloomberg)

La economía japonesa se contrajo a una tasa anualizada del 1.4 por ciento en el cuarto trimestre del 2015 debido a una caída del gasto del consumidor, mostraron el lunes datos del gobierno.

Las cifras reflejan los desafíos que enfrenta el primer ministro Shinzo Abe para sacar a la economía del estancamiento, ya que las exportaciones a mercados emergentes no ganaron impulso suficiente para compensar la débil demanda doméstica.

Los mercados siguen especulando sobre posibles medidas de alivio cuantitativo adicionales, aunque las herramientas del Banco de Japón parecen estar reduciéndose, dicen analistas, luego de que implementó tasas de interés negativas el mes pasado.

La contracción del Producto Interno Bruto (PIB) fue mayor al promedio esperado del 1.2 por ciento y siguió a un alza revisada de un 1.3 por ciento en el trimestre que va de julio a septiembre. La cifra fue igual a una caída registrada en el trimestre de abril a junio del año pasado.




El consumo privado, que contribuye hasta con un 60 por ciento del PIB, cayó un 0.8 por ciento, por encima de la disminución estimada del 0.6 por ciento, una señal de que las políticas de estímulo de Abe hasta ahora no han logrado fomentar un mayor gasto de los hogares.

En una señal de esperanza, sin embargo, el gasto de capital aumentó un 1.4 por ciento, frente a expectativas del mercado de una caída del 0.2 por ciento.

Si bien la demanda doméstica quitó 0.5 puntos porcentuales del crecimiento del PIB, la demanda externa, o las exportaciones netas, añadieron 0.1 puntos debido a una baja en el valor de las importaciones ante la caída de los precios del petróleo.

El mes pasado, el Banco de Japón recortó una tasa de interés referencial por debajo de cero, asombrando a los inversores con otra medida audaz para estimular la economía mientras la volatilidad de los mercados amenazaba sus esfuerzos para superar la deflación.