Economía

EU revisa al alza
su crecimiento del
cuarto trimestre a 2.6%

El Producto Interno Bruto estadounidense creció a un ritmo más veloz que el estimado el mes pasado, lo que fortalece la opinión de que la debilidad económica de inicios de años sólo fue temporal.
Reuters
27 marzo 2014 7:48 Última actualización 27 marzo 2014 7:49
 [Algunas de las marcas son Adidas, Nike, C&A, Disney, Gap, Puma, H&M, entre otras./Bloomberg]

[Algunas de las marcas son Adidas, Nike, C&A, Disney, Gap, Puma, H&M, entre otras./Bloomberg]

WASHINGTON.- El crecimiento económico de Estados Unidos avanzó en el cuarto trimestre del año pasado a un ritmo ligeramente más veloz de lo que se había estimado anteriormente, presentando una fortaleza subyacente que podría apuntalar la opinión de que el freno en la actividad de inicios de año sólo sería temporal.

El producto interno bruto (PIB) se expandió a un ritmo anual del 2.6 por ciento, dijo el jueves el Departamento de Comercio, un alza desde la tasa de 2.4 por ciento que había reportado el mes pasado para el periodo.

La revisión reflejó un consumo mayor de lo que se pensaba previamente.


Los economistas encuestados esperaban que la revisión ubicara a la tasa de crecimiento en 2.7 por ciento.

La economía se expandió a un ritmo del 4.1 por ciento en el periodo julio-septiembre.

La composición del crecimiento en el cuarto trimestre sugirió fortaleza subyacente en la economía. El consumo fue rectificado con una fuerte alza y el ritmo de reabastecimiento de las empresas no fue tan robusto como se estimó previamente.

Adicionalmente, el gasto empresarial en equipos fue un poco más fuerte de lo estimado con anterioridad y el declive del gasto público no fue tan pronunciado.

Las revisiones sugirieron que la economía tenía impulso a medida que terminaba el 2013 y que debería recobrar fortaleza una vez que comiencen a disiparse los efectos del inusual frío que afectó a la actividad al comienzo de este año.

Se piensa que el crecimiento del primer trimestre se moderó a un ritmo de alrededor de 2 por ciento.

La producción también se vio empañada por el vencimiento de los subsidios para los desempleados de largo plazo, los recortes en los cupones alimentarios y por el hecho de que las empresas hicieron menos pedidos a los manufactureros a medida que liquidan los excesos de inventarios en sus depósitos.

El consumo creció a un ritmo de 3.3 por ciento, reflejando solidez en los servicios, particularmente en salud y servicios públicos. Previamente se había estimado un alza de 2.6 por ciento en este agregado.

El crecimiento del consumo fue el más rápido en tres años y contribuyó en más de dos puntos porcentuales al crecimiento total del PIB.