Economía

Economía de EU, principal preocupación para México

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, puntualizó que en este año, para México será prioritario que la recuperación económica de Estados Unidos se consolide, porque esto facilitaría el trabajo para determinar la política monetaria en México.
Redacción
04 enero 2016 23:40 Última actualización 05 enero 2016 5:5
Estados Unidos

Para México en 2016 su principal preocupación será la recuperación económica de Estados Unidos. (Bloomberg)

En 2016 el mundo continuará dominado por la incertidumbre sobre temas como China, los precios del petróleo, la recesión tanto en Rusia como en Brasil y el movimiento de tasas de interés, pero para la economía mexicana la principal preocupación es que se consolide la recuperación económica de Estados Unidos.

Esto, por el impacto en el sector externo y porque ayudaría a hacer más predecible la política monetaria de la Reserva Federal, facilitando el trabajo para determinar la propia en México, señaló Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.

En entrevista radiofónica para Grupo Fórmula, reconoció que lo más importante para México en el ámbito internacional es que no se complique la recuperación de la economía estadounidense.

Indicó que esto, junto con la productividad y la depreciación del peso, permitirá que el sector externo “empiece a jalar más a la economía mexicana, de tal forma que tengamos a la economía creciendo por lo interno, que es en buena parte lo que sucedió en 2015, y también por el lado externo”.

Consideró que para impulsar el crecimiento, México requiere tener encendidos todos los motores y además de la consolidación en Estados Unidos.

“También se requiere consolidar la mayor productividad y competitividad de la economía y eso vendrá a través de lo que hagamos nosotros internamente y ahí el marco de referencia de las reformas estructurales es bien importante”, dijo.

Pese a vivir dos circunstancias que provocaron en su momento la crisis de 1982, el incremento en las tasas y una caída en los precios del petróleo, el gobernador del banco central mexicano señaló que un escenario de esa magnitud es remoto.

Destacó la diferencia de contar con un banco central autónomo; la ley de presupuesto y responsabilidad hacendaria y el haber cambiado el sistema cambiario fijo hacia la fluctuación, que ha permitido que el tipo de cambio se ajuste sin trasminarse el impacto a la inflación.

RESPALDO AL TIPO DE CAMBIO
Carstens detalló que el mecanismo utilizado para contener los choques del tipo de cambio con el uso de las reservas internacionales ha requerido el uso de entre 24 mil 500 millones de dólares en apoyo al mercado cambiario.

“Ahorita sólo estamos interviniendo en aquellos casos en que haya realmente movimientos muy extremos en el tipo de cambio. En el último mes y medio casi no hemos vendido dólares en el mercado. La defensa ahora del tipo de cambio es vía tasas de interés con el aumento en los réditos en respuesta al ajuste en Estados Unidos”, dijo.

Ante la incertidumbre que continuará dominando al mundo este 2016, indicó que el gobierno federal y el banco central tratarán de mitigar sus efectos a través de políticas sólidas apropiadas, que den certeza a los agentes económicos y ante un escenario complicado, expuso que prevalecen las posibilidades razonables de que los resultados económicos en México marquen un avance sobre 2015.