Economía

De crecimiento sostenido a rezago, el desempeño económico estatal en el país: Banamex

El estudio "Desempeño regional" de la entidad financiera destaca que si bien el crecimiento económico promedio del país en 2014 fue de 2.1 por ciento, a nivel estatal hay contrastes.
Notimex
13 agosto 2015 16:55 Última actualización 13 agosto 2015 16:55
peso

(Bloomberg)

El desempeño económico de las entidades federativas en México es de contrastes, pues hay estados con crecimientos sostenidos, como Aguascalientes y Querétaro, mientras otros como Campeche, Chiapas y Guerrero tienen el mayor rezago económico, de acuerdo con Banamex.

En su estudio “Desempeño regional”, la institución financiera expuso que la actividad económica estatal está determinada por las diferentes actividades y vocaciones productivas de cada entidad, por lo cual el crecimiento promedio del país no explica correctamente la realidad regional.

La coordinadora de Estudios Económicos de Banamex, Guillermina Gutiérrez, señaló que si bien el crecimiento económico promedio del país en 2014 fue de 2.1 por ciento, a nivel estatal hay contrastes, pues el desempeño económico obedece a la vocación productiva de cada entidad federativa.

“No podemos hablar de promedios del país; el país es un mosaico de diferentes actividades y vocaciones productivas, vemos los contrastes que existen a nivel de entidad federativa y no podemos hablar de un país único, sino que es una suma heterogénea de crecimientos a lo largo y ancho del territorio”, subrayó.

Durante la presentación de la tercera edición anual del estudio, destacó que los estados que han logrado crecimientos económicos sostenidos en los últimos años, incluso por arriba del promedio nacional, son Aguascalientes, Querétaro, Zacatecas y Nuevo León.

En contraste, dijo, los mayores rezagos prevalecen en entidades como Campeche, que ha mantenido crecimientos negativos, así como Chiapas y Guerrero, con crecimientos económicos muy bajos que los ubican al final de la tabla.

En rueda de prensa, precisó que el desempeño económico de las entidades federativas del país puede explicarse por cuatro grandes grupos de análisis y está determinado principalmente por su vocación productiva.

El primer grupo lo integran los estados que más contribuyen a la economía del país, como Distrito Federal, Nuevo León, Jalisco y Estados de México, los cuales aportan en conjunto 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, y que en 2014 creció 2.1 por ciento.

No obstante, a su interior hay diferencias, pues el Distrito Federal creció apenas 0.8 por ciento en 2014; en contraste, Nuevo León está creciendo a tasas de 3.8 por ciento y es una economía más sólida; Jalisco avanzó 2.9 por ciento y el Estado de México sólo 1.0 por ciento.

En un segundo bloque están las economías altamente dependientes del petróleo, como Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, las cuales han resentido el impacto de menores precios y producción del crudo.

El tercer grupo está integrado por los estados manufactureros y dependen de la demanda externa de estos productos, encabezados por Coahuila, Aguascalientes, y en menor medida Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí, que han diversificado más sus economías.

El último grupo está conformado por entidades sujetas a vaivenes o factores exógenos o naturales que pudieran impactar de manera importante su economía, como Zacatecas, que tiene una alta dependencia de la minería y la agricultura.

En este bloque también está Nayarit, que produce la tercera parte de la electricidad del país, por lo que si hay una mayor demanda de electricidad, inmediatamente crece su actividad económica.

En el caso de Guerrero y Michoacán, que fueron afectados en 2014 por los huracanes Ingrid y Manuel, el proceso de reconstrucción ayudó a que lograran crecimientos importantes después de años de bajas tasas.

Pero en el caso de Baja California Sur, los daños que causó el huracán Odile a su infraestructura provocaron que tuviera un crecimiento negativo.

A este respecto, el director de Estudios Económicos de Banamex, Sergio Luna, consideró que para diversificar la vocación productiva de los estados mexicanos, el pacto federal debe ser más eficiente, pues a través de mayores transferencias puede mitigarse el ciclo económico.

No obstante, acotó, las entidades deben hacer más esfuerzos a nivel local para fortalecer la parte institucional y en épocas de “vacas gordas” guarden recursos, para que en temporada de “vacas flacas” los utilicen.

En tanto, el director corporativo de Desarrollo Institucional, Estudios Económicos y Comunicación, Alberto Gómez Alcalá, precisó que el promedio de crecimiento nacional no explica toda la realidad económica regional.

“Hay varios motores de crecimiento, el país como un todo está relativamente bien diversificado, pero no necesariamente esa diversificación la vemos en cada una de las regiones; podemos encontrar casos, incluso, donde la economía regional o estatal la podemos calificar como altamente especializada en algún producto o en algún sector”, aseveró.