Economía

La pelea de Daimler en México contra controles de emisiones

La firma y otros fabricantes de camiones luchan contra las nuevas normas del país, en momentos en que se lucha en la capital por controlar los peores niveles de smog en más de una década.
Bloomberg
27 junio 2016 13:20 Última actualización 27 junio 2016 19:24
Contaminación de la Ciudad de México (Reuters)

Contaminación de la Ciudad de México (Reuters)

Daimler AG y otros fabricantes de camiones se esfuerzan por aplazar las nuevas normas sobre emisiones en México en un momento en que el gobierno tiene dificultades para controlar el peor nivel de smog en la ciudad capital en 14 años.

El país latinoamericano publicó normas preliminares en diciembre de 2014 para reducir las emisiones en todos los camiones y autobuses nuevos.

Desde entonces, las normas están estancadas en la medida que empresas como Daimler, que es el mayor constructor de vehículos pesados de México, demandan controles menos estrictos, diciendo que las normas más rígidas podrían encarecer mucho los nuevos camiones para los consumidores.

“Vienen impulsando demoras y normas provisorias, lo cual podría empeorar las emisiones de estos vehículos”, dijo Katherine Blumberg, del Consejo Internacional para el Transporte Limpio, ICCT por las siglas en inglés.

Daimler y otros fabricantes de camiones dicen que para eliminar el smog, México debería concentrarse en renovar el parque automotor nacional viejo y le piden al gobierno que otorgue subsidios, además de frenar las nuevas y costosas normas sobre emisiones.

El gobierno, que redujo el gasto después de la caída de los precios del petróleo, quiere que el sector asuma el costo.

Mientras ambas partes discuten, los 20 millones de habitantes de la zona metropolitana del Valle de México se despiertan normalmente bajo un manto de smog tan denso que cubre los volcanes de hasta 5 mil 486 metros (18 mil pies) de altura que rodean la capital.

Las autoridades estiman que cada año el smog es la causa de la muerte de 2 mil 700 personas en la ciudad. Dado que la contaminación se ha agravado, es posible que esa estimación aumente, dice el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, conocido como Cemda.

Los niveles de ozono treparon al mayor nivel desde 2002 esta primavera, lo que obligó a las autoridades a imponer restricciones de emergencia.

FLOTAS VIEJAS DE CAMINOS

Daimler dice que el reequipamiento necesario para cumplir con las nuevas regulaciones haría subir un 20 por ciento los precios de los camiones y los volvería tan caros que se frenaría la venta de nuevos vehículos.

Eso llevaría a las empresas a mantener los camiones más viejos contaminantes en las carreteras en un país donde la antigüedad promedio de los vehículos pesados ya es de 17 años.

El cambio equivalente en las normas realizado en los Estados Unidos hizo subir los precios un 17 por ciento, según Kenny Vieth, presidente de Americas Commercial Transportation Research, con sede en Columbus, Indiana.

“Necesitamos tener muchos más vehículos nuevos en circulación”, dijo en una entrevista Stefan Kurschner, máximo responsable de Daimler Vehículos Comerciales México. “Eso limpiará el aire”.

En tanto México propone elevar las normas de la actual Euro IV a Euro VI, la cámara nacional de camiones y autobuses, Anpact, intenta lograr la implementación simultánea, al menos durante cuatro años, de Euro V y Euro VI, la primera de las cuales es una norma que Europa ya no utiliza. Esto impedirá una caída de las ventas, dice Anpact, que también solicita exenciones impositivas e incentivos equivalentes a un 20 por ciento del precio de un vehículo.

El gobierno dio su aprobación inicial en México a las normas Euro VI en una propuesta preliminar publicada en la gaceta oficial en 2014, pero transcurrido un año y medio todavía no se han dado a conocer las normas definitivas.