Economía

Crecimiento de China supera pronósticos
de economistas

En el segundo trimestre del año, el PIB de China creció 7
por ciento, por encima del 6.8 por ciento estimado por los economistas, resultado alentador para el gobierno del país
que había estimado ese porcentaje para este año.
Bloomberg
15 julio 2015 18:18 Última actualización 15 julio 2015 18:18
China

El PIB de Chia creció 7 por ciento en el segundo trimestre de 2015. (AP)

El crecimiento económico de China dio muestras de resistencia en el segundo trimestre conforme las autoridades redoblaban el apoyo y un auge del mercado bursátil –que luego se derrumbó- impulsaba el sector de servicios.

El producto interno bruto creció 7 por ciento en los tres meses hasta junio respecto de igual período del año pasado, dijo el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas, el mismo ritmo que el primer trimestre y por encima de las estimaciones de los economistas de 6.8 por ciento. La producción industrial creció en junio 6.8 por ciento, mientras que la inversión en renta fija aumentó 11.4 por ciento en el primer semestre.

El resultado es alentador para las perspectivas del primer ministro Li Keqiang de un objetivo de crecimiento de alrededor de 7 por ciento en 2015 y también para un panorama de la economía mundial en que China se estabiliza y se pronostica que los Estados Unidos se acelerarán. Como el año pasado, un comienzo vacilante generó más estímulo en tanto el gobierno organizaba un canje de deuda para las provincias y el banco central aceleraba la flexibilización monetaria.

“Los riesgos se reducen”, dijo Ding Shuang, economista jefe para China de Standard Chartered Plc en Hong Kong. “Se estima que en el segundo semestre habrá una modesta recuperación”.


Los servicios se expandieron 8.4 por ciento en el primer semestre, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, mientras que la industria secundaria, comprendidas la producción industrial y la minería, creció 6.1 por ciento y la agricultura lo hizo un 3.5 por ciento.

Los datos apuntan a una “clara aceleración”, dijo Dariusz Kowalczyk, un estratega en Hong Kong de Crédit Agricole CIB. El ritmo febril de la negociación de acciones en el segundo trimestre habría ayudado al PIB mediante un “riesgo a la baja en el tercer trimestre en tanto se desacelera la negociación bursátil”, dijo.

FEBRIL RITMO DE SHANGHÁI
El Índice Compuesto de Shanghái de referencia de China subió 150 por ciento en 12 meses y alcanzó su nivel más alto el 12 de junio, antes de caer en una corrección que eliminó casi 4 mil millones de dólares de valor. El índice bajó 3 por ciento el miércoles.

Las ventas minoristas crecieron 10.6 por ciento en junio, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, mientras que los economistas habían pronosticado un 10.2 por ciento. Un ejemplo del creciente poder de los consumidores es que los ingresos nacionales de taquilla aumentaron a 20 mil 300 millones de yuanes (3 mil 300 millones de dólares) en el primer semestre, informó la Agencia de Noticias oficial Xinhua. En 2008, cuando la crisis financiera global golpeó con fuerza la economía china, los ingresos de taquilla del año entero fueron apenas de 4.000 millones de yuanes.

En cambio, algo que subraya la desaceleración de los “viejos” motores de crecimiento de China es que la producción de acero bruto se contrajo 1.3 por ciento en el primer semestre respecto de igual período de 2014.

La inversión inmobiliaria en el primer semestre se desaceleró a 4.6 por ciento, mientras que los nuevos desarrollos por zona cayeron 15.8 por ciento, lo que comprende una caída de 17.3 por ciento de la propiedad residencial.