Economía

Creceremos menos este año: Banxico

10 febrero 2014 5:21 Última actualización 08 agosto 2013 5:37

[Bloomberg]


 
 
M. Ojeda / I. Becerril  / Eduardo Jardón
 

El Banco de México (Banxico) siguió el camino de los expertos del sector privado y redujo en un punto porcentual su expectativa de crecimiento para este año, para ubicarla en un rango de 2 a 3%.
 
 

De acuerdo con la encuesta quincenal de Banamex, que se dio a conocer esta semana, el consenso entre consultorías e instituciones financieras es que creceremos este año en 2.7%.
 
 

“El comportamiento de la economía en la primera mitad del año hace prácticamente inevitable tener que ajustar a la baja nuestra previsión”, explicó el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, al presentar el Informe sobre la inflación correspondiente al segundo trimestre del año.
 
 
Consideró, sin embargo, que la actividad económica se fortalecerá en la segunda mitad del año y que en 2014 tendremos un crecimiento que fluctuará entre 3.2 y 4.2 por ciento.
 
 
Francisco Funtanet, de la Concamin, expuso su previsión de un crecimiento de 2.4% para las manufacturas y 2.1% para la construcción al término del año, y señaló que sin reformas el país está condenado a crecer a tasas de 2%.
 
 
Asimismo, El Banco de México adoptó un tono claramente pesimista sobre el entorno económico en su informe trimestral de inflación, pero esto no implicará un recorte en la tasa de interés de fondeo.
 
 

Analistas consideran que el banco central mantendrá sin cambios la tasa de referencia, pero no descartan un ajuste si la actividad productiva sigue deteriorándose.
 
 

“El informe confirma la baja inflación y el entorno de bajo crecimiento que está experimentando la economía mexicana actualmente”, indicó Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays.
 
 
Para el especialista, la expectativa de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos comience a disminuir la compra de activos en septiembre reduce la posibilidad de un recorte en la tasa de interés de referencia en México en lo que resta del año.
 
 

En su opinión, la autoridad monetaria estará a la expectativa de indicios de recuperación en la actividad económica y del buen desempeño en los precios al consumidor.
 
 

No obstante, señaló que si la debilidad de la economía continúa, se podría esperar otra posición por parte del Banxico.
 
 

Carlos Capistrán, economista en jefe de Bank of America Merrill Lynch, descarta ajustes en la tasa de fondeo, ante la reciente depreciación del peso y el hecho que la inflación y los pronósticos continúan por encima de 3%.
 
 

Por su parte, Arturo Vieyra, economista de Banamex, indicó que el Banxico reiteró en su informe un sesgo neutral en su política monetaria.
 
 

La lectura del reporte de inflación, dijo, conlleva a las mismas conclusiones del último comunicado de política monetaria: que existen mayores riesgos a la baja para el crecimiento y un panorama para la inflación más favorable, los cuales podrían sugerir que todavía hay margen de maniobra para una mayor relajación.
 
 

Sin embargo, consideró que factores como la expectativa de ajustes en la política monetaria por parte de la Fed y de las reformas estructurales en México, hacen que la postura neutral del banco central sea la más adecuada por el momento.
 
 

“Por consiguiente, reiteramos nuestra posición para que la tasa de política monetaria cierre este año en 4%”, apuntó en un reporte.
 
 

El informe de Banamex destaca que la economía mexicana muestra actualmente una brecha del producto negativa mayor en un punto porcentual, según los pronósticos del banco central.
 
 
No obstante, la autoridad monetaria prevé que este indicador se recupere en el segundo semestre de 2013 y que se mantenga en niveles de alrededor de cero en 2014. Es decir, en el próximo año la actividad productiva será cercana a su potencial.
 
 
El Banxico estima además que la inflación cierre el año en un nivel de 3.5%, que de concretarse sería el segundo más bajo por lo menos en 4 décadas, a partir de que existen registros disponibles, en 1970. El mínimo histórico se registró en 2005, con 3.33%.
 


En tanto, para este año el crecimiento económico sería de 2.6%, mientras que la industria avanzaría 2.3% y se generarían 500,000 empleos, 200,000 menos con respecto a los creados el año anterior, de acuerdo con estimaciones de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).
 
 

Francisco Funtanet Mange, presidente del organismo, consideró que al término de 2013, la industria manufacturera estará creciendo en 2.4% y el sector de la construcción 2.1%.
 
 
Explicó que a nivel nacional sólo se crearán de 500 a 550,000 empleos, cuando en 2012 se generaron 700,000.
 
 

En este contexto advirtió que si los legisladores no pasan su 'examen de fuego, que es aprobar las reformas hacendaria, energética y financiera para este año, el país seguirá condenado a avanzar a un ritmo de 2%, es decir, a crecer de manera mediocre' y las expectativas de lograr crecimientos de 5% se irán alejando todavía más.
 
 

Al referirse a la reforma energética, expuso que debe detonar inversiones y una eficiencia en el sector, pero sobre todo beneficiar a los mexicanos.
 
 

Para ello, los empresarios pueden participar en sectores como exploración, operación de ductos, petroquímica, sin necesidad de cambios constitucionales, comentó.
 
 

“Es evidente que las empresas dedicadas al sector de la construcción, a la fabricación de bienes y servicios tecnológicos serán las primeras beneficiadas, pero lo más importante es que sin duda habrá un impacto positivo en los costos de la energía eléctrica, así como en la disponibilidad de combustibles al mejor precio posible que aumentarán notablemente la rentabilidad de la industria nacional con respecto de los competidores extranjeros, ya que muchos de éstos optarán por México como país sede de sus inversiones”, añadió.
 
 

Aunque subrayó que si se logran consensos para modificar la Constitución será un gran avance.
 
 

En conferencia de prensa hizo un llamado a los legisladores para que la iniciativa de reforma se analice de manera responsable.
 
 
“Es una de las reformas estructurales que es condición sine qua non para que el país pueda obtener mayores tasas de crecimiento y por ende generar los empleos que los mexicanos demandan; es un llamado a la responsabilidad y a la conciencia de todos y cada uno de los señores legisladores, tanto diputados como senadores”, anotó.
 
 

Funtanet subrayó que es necesaria la participación de la iniciativa privada en el sector energético, “pero dejamos muy claro: sin que el Estado pierda la rectoría de los hidrocarburos en México.”