Economía

Crece la extracción ilegal de hierro para exportación

01 febrero 2014 6:12 Última actualización 19 diciembre 2013 5:2

 [Antes de sacar ese mineral del país deberán solicitar un permiso / Bloomberg]


 
 
Ivette Saldaña
 
Con el fin de frenar a la delincuencia organizada, las autoridades no permitirán que se exporte el hierro extraído de manera clandestina e impondrán nuevas medidas como la de contar con un permiso previo a la exportación.
 
Además, para evitar la proliferación de giros irregulares y lavado de dinero de la industria del juego, habrá más controles para importar máquinas tragamonedas.
 
La Secretaría de Economía (SE) elabora un Acuerdo para modificar diversas reglas y criterios en materia de comercio exterior que estaría por publicar en los próximos días, en el que advierte que hay un grave problema por la explotación no autorizada de hierro, que de acuerdo con la Cámara Nacional del Hierro y del Acero (Canacero) ascendió a 40 mil toneladas mensuales entre 2009 y 2010. Por ello, se pedirá que antes de sacar ese mineral del país se solicite un permiso.
 
En los últimos años se observó un aumento en las exportaciones de dicho mineral, el cual sale por vía marítima del puerto de Lázaro Cárdenas. Dicha salida de hierro obedece al crecimiento de la demanda a nivel mundial, especialmente de China.
 
Solamente de enero a octubre de 2013 las exportaciones crecieron 82 por ciento, con respecto al año pasado.
 
En el texto del anteproyecto del Acuerdo el gobierno reconoce que “la extracción ilegal de mineral de hierro para exportación es un fenómeno en crecimiento dada su relativa facilidad de extracción para algunas presentaciones y la falta de regulación que asegure la legitimidad del producto a exportar”.
 
Para las máquinas tragamonedas se impondrán mayores medidas de fiscalización en su ingreso al país “ante la posibilidad de un crecimiento desordenado de la industria del juego”, porque de seguir la entrada de estos aparatos podrían crearse efectos negativos como “aumentos en la violencia familiar, prostitución y actividades delictivas como el lavado de dinero”.
 
Uno de los problemas actuales es que no hay control sobre la importación de dichas maquinitas, así que no se pueden evaluar sus condiciones físicas, técnicas y de seguridad.
 
Lo que se pretende hacer es que cada que llegue a las aduanas una máquina se emita un “aviso automático” a fin de monitorear la entrada y el destino que tendrá cada equipo de este tipo.
 
En el anteproyecto también se incluyen medidas para permitir la importación de neumáticos usados.