Corte de EU permitirá que estados cobren impuestos por ventas online
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Corte de EU permitirá que estados cobren impuestos por ventas online

COMPARTIR

···

Corte de EU permitirá que estados cobren impuestos por ventas online

Un fallo de la Corte Suprema estadounidense dará el poder a los gobiernos locales de recaudar miles de millones de dólares por las ventas de las tiendas en línea, lo que pone en aprietos a los minoristas de este sector.

Bloomberg Por Greg Stohr
21/06/2018

La Corte Suprema de Estados Unidos liberó este jueves a los estados y gobiernos locales para comenzar a recaudar miles de millones de dólares en impuestos a las ventas de los minoristas en internet que actualmente no cobran gravámenes a sus clientes.

Al ponerse de lado de los estados y los minoristas tradicionales en una votación de 5-4, la corte anuló un fallo de 1992 que había convertido gran parte de internet en una zona libre de impuestos.

Esa decisión había protegido a los minoristas de recaudar impuestos si no tenían una presencia física en un estado.

Al escribir para el tribunal, el juez Anthony Kennedy dijo que el fallo de 1992, que involucraba ventas por catálogo, era obsoleto en la era del comercio electrónico.

Un poder fiscal más amplio permitirá a los gobiernos estatales y locales recaudar entre 8 mil millones y 23 mil millones de dólares adicionales al año, según diversas estimaciones. Todos menos cinco estados imponen gravámenes a las ventas.

La decisión ejercerá una nueva presión sobre las empresas y otros minoristas y mercados de internet que no siempre recaudan impuestos, incluidos Overstock, Newegg y miles de pequeños comerciantes.

Los minoristas tienen una excusa menos, ya que los estados pueden gravar las ventas en línea

También afectará a Amazon, aunque el mayor minorista en línea no participó en el caso. La compañía de Jeff Bezos cobra a los consumidores en estados que imponen un impuesto a las ventas, pero sólo cuando venden productos de su propio inventario.

Aproximadamente la mitad de sus ventas involucra bienes propiedad de terceros comerciantes, muchos de los cuales no recaudan impuestos. Una portavoz de Amazon se negó a comentar.

El tribunal confirmó una ley de Dakota del Sur que exige que los minoristas con más de 100 mil dólares en ventas o 200 transacciones anuales en el estado paguen un impuesto del 4.5 por ciento sobre las compras.

"Los minoristas han estado esperando este día por más de dos décadas", comentó Matthew Shay, director ejecutivo de la Federación Nacional de Minoristas.

"Esta decisión abre el camino para un campo de juego justo y nivelado donde todos los minoristas compiten bajo las mismas reglas de impuestos sobre las ventas ya sea que vendan mercadería en línea, en la tienda o en ambos".

La medida fue rechazada por Wayfair, Overstock y Newegg. Aseguraron que los pequeños vendedores recibirían grandes costos por cumplir con las reglas de miles de productos en miles de jurisdicciones impositivas.

Alrededor de 16 estados ya cuentan con leyes que les permitirán exigir la recaudación de impuestos por parte de los minoristas por internet en los próximos meses, y se podrían seguir más rápidamente.

Los vendedores minoristas en internet afirman que están especialmente preocupados de que los recaudadores de impuestos intenten imponer años de responsabilidad retroactiva, que las leyes de muchos estados permiten.

Dakota del Sur y sus aliados han declarado que esas preocupaciones son exageradas por razones prácticas y legales.

Kennedy no decidió directamente si los estados podrían tratar de recaudar impuestos retroactivamente, pero comentó que el problema no era una razón para mantener la regla de presencia física.

Detalló que el tribunal tenía otras herramientas legales para garantizar que los impuestos a las ventas no se conviertan en una "carga excesiva" para las pequeñas empresas y las nuevas empresas.

Escribió que "cada año, la regla de presencia física se aleja aún más de la realidad económica y se traduce en importantes pérdidas de ingresos para los estados".

Los jueces Clarence Thomas, Neil Gorsuch, Ruth Bader Ginsburg y Samuel Alito se unieron a Kennedy en la mayoría.

Voto en contra el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, quien aseveró que la Corte debería haber dejado que el Congreso modifique la regla de presencia física.

"Cualquier modificación a esas reglas con el potencial de interrumpir el desarrollo de un segmento tan crítico de la economía debería ser emprendida por el Congreso", escribió.

El Congreso aún podría intervenir. Amazon y Overstock se encuentran entre las compañías que respaldan una ley nacional que aliviaría a los minoristas de lidiar con un mosaico de leyes impositivas estatales.

Grover Norquist, presidente del grupo antimonopolio Americans for Tax Reform, mencionó en un comunicado: "Hoy el Tribunal Supremo dijo que sí, que los políticos a los que no puede elegir le cobran impuestos y que actúan sabiendo que no tiene ningún poder para objetar".

La sentencia de 1992, Quill v. Dakota del Norte, se convirtió en la llamada cláusula de comercio latente, una doctrina legal creada por los jueces que dice que los estados no pueden cargar indebidamente el comercio interestatal a menos que lo autorice el Congreso.

La administración de Trump respaldó a Dakota del Sur en el caso, instando a que Quill sea anulada o al menos limitada a ventas por catálogo.

Dakota del Sur instó al tribunal a permitir que se impongan impuestos sobre las ventas a las empresas con una "presencia económica" en un estado, una prueba que Dakota del Sur explicó que su ley aprobaría.