Economía

Corrupción y adulteración, problemas de Liconsa: productores

El Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche señaló que a pesar de que Liconsa ha reconocido problemas de corrupción y se han detectado adulteraciones de leche en varios estados, no se han presentado denuncias en contra de algún funcionario.
Héctor Chávez
01 octubre 2014 21:12 Última actualización 01 octubre 2014 21:13
Etiquetas
Recipientes con leche. (Archivo)

En varios estados se ha detectado adulteración del lácteo, afirmpo Álvaro González. (Archivo El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- La empresa paraestatal Liconsa enfrenta un severo problema de corrupción y malos manejos que van desde la adulteración del lácteo hasta la extracción excesiva de grasa que se comercializa en el mercado internacional aseguró Álvaro González Muñoz.

El presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche destacó que durante una reunión del director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva con legisladores reconoció que hay corrupción y sin embargo, no se han presentado denuncias en contra de funcionarios.

Informó que se han detectado las adulteraciones de la leche en estados como Aguascalientes, Guanajuato y Chihuahua en donde se les rebaja con agua, y se les agregan algunas sustancias.


Consideró que se requiere de un organismo autónomo que haga las pruebas de calidad para que Liconsa no sea juez y parte, pues es una estrategia que usa la paraestatal para castigar el precio al que se paga a los productores y que actualmente es en promedio de 5.50 pesos por litro, cuando debería ser de por lo menos 7.50 si se toma en cuenta que el costo de los granos ha ido a la baja.

Informó que tan sólo haber anunciado que se iba a disminuir el consumo de leche a los productores nacionales por parte de Liconsa, provocó el cierre de algunos establos y que la industria disminuyera hasta en dos pesos el precio que se le paga a los ganaderos, lo que significó un quebrando de más de 20 millones de pesos tan sólo en un mes.

Por ello, señaló, es necesario fomentar la producción de leche en el país para sustituir las importaciones que actualmente son superiores al 30 por ciento de las necesidades y con ello generar los empleos que se requieren en el país.

"Liconsa compra 300 millones de litros que se podrían sustituir de producción nacional y generar muchos empleos; si se eliminan las importaciones se podrían generar 85 mil empleos a nivel nacional".

González Muñoz advirtió que las prácticas depredatorias que aplica Liconsa y los industriales termina por obligar a miles de productores a abandonar la actividad debido a los altos costos de producción, los bajos precios que les pagan y la competencia que representan las fórmulas lácteas que producen incluso las grandes tiendas comerciales.

Finalmente, aseguró que la situación que enfrenta la producción de leche en el país se debe al abandono del gobierno a esta actividad y que el sector social que representa el 92 por ciento del total de los productores del país, les tocan los discursos, en tanto que al restante 8 por ciento que es de los grandes industriales les corresponden los recursos.