Economía

Coparmex NL tiene buenas perspectivas económicas para México

12 febrero 2014 4:36 Última actualización 22 mayo 2013 18:2

[Cuartoscuro] Su optimismo se basa en la fortaleza del sistema financiero mexicano, la política fiscal y monetaria. 


Juan Antonio Lara
 
MONTERREY, NL, 22 de mayo.- Pese a la desaceleración de la economía mexicana en el primer trimestre del año, que calificó de coyuntural, la Confederación Patronal de la República Mexicana en Nuevo León señaló que la perspectiva para los próximos 10 años es “sumamente positiva”.
 
Alberto Fernández Martínez, presidente de la Coparmex en la entidad, sostuvo lo anterior en conferencia de prensa, luego de presidir la junta mensual del Consejo Directivo de este organismo empresarial.
 
“Nos preocupa ver que en el extranjero se tiene una perspectiva sumamente positiva y que a los únicos a los que nos falta creérnosla es a nosotros los empresarios en México”, indicó.
 
El dirigente empresarial regiomontano dijo que efectivamente hubo una desaceleración de la economía mexicana en el primer trimestre del 2013, lo cual preocupa al sector privado, pero esto lo ven como un tema coyuntural de corto plazo.
 
“Nuestra perspectiva para los próximos 10 años la vemos sumamente positiva. Entramos a una nueva era donde los empresarios tenemos que abrir los ojos a la perspectiva que se tiene en el extranjero de nuestra economía y poner nuestras manos a trabajar para prepararnos y mejorar la productividad de nuestras empresas”.
 
Fernández basó su optimismo sobre la perspectiva económica de México en 5 observaciones relacionadas con la estabilidad económica y el futuro promisorio que divisan.
 
Sistema financiero
 
En primer lugar, mencionó que el sistema financiero mexicano no sufrió daño durante la crisis mundial y su situación actual se distingue por la fortaleza de su balance, el crecimiento del crédito en términos reales y el nivel relativamente bajo de las tasas de interés.
 
“Además, en términos generales, la reforma financiera propuesta por el gobierno de Enrique Peña Nieto apunta en la dirección correcta: fortalecer el marco jurídico para facilitar la recuperación de los créditos y disminuir, en consecuencia, el costo de los fondos prestables a los buenos pagadores”.
 
Expresó que los instrumentos de política fiscal y monetaria se han manejado en forma apropiada frente a los retos planteados por la economía global que, 5 después, no alcanza a superar del todo los estragos de su crisis.
 
“En particular, las autoridades aumentaron moderadamente el gasto público y redujeron las tasas de interés cuando la economía sufrió una caída de la demanda externa”.
 
Además, el tipo de cambio flotante funcionó correctamente como “variable de ajuste” ante los cambios en el entorno, evitando la acumulación de desequilibrios en la balanza de pagos, consideró Fernández.
 
La deuda externa de México está muy lejos de cualquier nivel que se pueda considerar preocupante. “Esta disciplina está pagando ahora buenos dividendos”, indicó.
 
Calificación extranjera
 
El presidente de la Coparmex Nuevo León comentó que el optimismo sobre el futuro nacional está fincado en la percepción de que, finalmente, la política divisiva ha cedido su lugar a una política de consenso.
 
“Ahí está la clave de las reformas: se trata de cambios institucionales que se traducirán, tarde o temprano, en un conjunto de señales favorables para que los agentes económicos privados maximicen el esfuerzo productivo, la asunción de riesgos y la innovación”, refirió.
 
Apunto que de ello depende el crecimiento sostenido y aclaró que ninguno de los cambios tendrá efectos instantáneos, pero los inversionistas consideran los resultados positivos esperados.
 
La percepción de que las cosas van bien en México ha dado lugar a la mejoría de la calificación de la deuda soberana por parte de las agencias correspondientes, como Fitch Ratings. Esto se ha reflejado en el abaratamiento del crédito internacional no sólo para el sector público, sino también para las empresas privadas”, aseveró.
 
Con información de Finsat.