Economía

Contraste dorado en julio

10 febrero 2014 5:17 Última actualización 31 julio 2013 21:23

[Bloomberg]


 
 
Antonio Sandoval
 
 
Durante julio, los precios de los metales tuvieron una importante recuperación, concretamente la onza de oro, que repuntó 7.29%, su mayor beneficio en casi un año, es decir, desde agosto de 2012, cuando ganó 7.83%.
 
 
La recuperación de la onza dorada estuvo precedida de un descenso cercano a 1,200 dólares, su precio más bajo en tres años, lo que obligó a un rebote 'técnico'.
 
 

Sin embargo, el balance del año es todavía negativo con una caída de 20.6%, su mayor desplome para un periodo similar en 13 años.
 
 

La onza de plata tuvo un destino similar en julio; subió 7.02%, no obstante su balance en 2013 indica un desplome de 34%.
 
 

La plata es un metal más ligado a la industria global, lo que explica el fuerte ajuste a la baja en los 7 meses que corren del año en curso. No obstante, la posibilidad de que la recuperación económica se posponga por más tiempo, o incluso podamos ver una recuperación a varios ritmos en el planeta, es un factor que pega de manera adicional.
 
 

El mercado de metales está descontando la perspectiva de que la recuperación económica global se posponga unos meses más, al tiempo que algunos bancos centrales decidieron vender sus posiciones en los últimos meses afectando el desempeño de las cotizaciones; las ventas no son significativas en montos, pero han abonado a la tendencia negativa.
 
 
Los precios de los metales también están viviendo una etapa de contracción en la producción en países claves; en México, por ejemplo, ha descendido la producción de la plata.
 
 
La cotización máxima de la onza de oro en lo que va del año es de 1,690 dólares, mientras que como ya mencionamos, la cotización mínima se ubicó prácticamente en 1,200 dólares por unidad, lo que implica un descalabro de 40.8% entre ambos indicadores.
 
 

Asimismo, la cotización máxima histórica de la onza dorada se sitúa en 1,899 dólares, establecida el 6 de septiembre del 2011, hace ya casi dos años, periodo en el cual no se sabía el destino de muchas economías globales.
 
 
Por el momento, la expectativa para la onza de oro es de estabilidad, sobre rangos de 1,300, como piso, a 1,385 dólares como resistencia; el mercado parece haber llegado a un punto de relativa estabilidad, sin dejar de considerar el papel de la onza de oro como activo de cobertura, ni la liga de la onza de plata con la actividad económica.
 
 
Quizás en el mercado sigan pesando las expectativas económicas en México y el mundo, que todavía indican un contexto global de bajo crecimiento, y en el panorama del mercado no se observa un factor inmediato que pudiera acelerar el dinamismo operativo.
 
 

Ahora bien, en el largo plazo los análisis siguen arrojando una tendencia al alza, y el objetivo para el precio del oro se mantiene en dos mil dólares por onza.