Economía

Confianza empresarial en Alemania cayó a su nivel más bajo en año y medio

Están en duda las expectativas de un sólido crecimiento para el tercer trimestre en la economía más fuerte de Europa, que ahora está entre la debilidad y el estancamiento. El índice de confianza empresarial cayó a 104.7 en septiembre, desde 106.3 en agosto.
Reuters
24 septiembre 2014 7:42 Última actualización 24 septiembre 2014 7:52
Confianza empresarial en Alemania

Se considera que los principales factores detrás de la debilidad son la crisis en Ucrania y una vacilante recuperación económica europea. (Bloomberg)

BERLÍN.- La confianza empresarial en Alemania cayó por quinto mes consecutivo en septiembre a su nivel más bajo desde abril del 2013, lo que sugiere que las expectativas de un fuerte rebote en el tercer trimestre de la mayor economía de Europa podrían tener que ser revisadas.

El índice de confianza empresarial del centro de estudios Ifo, que tiene su sede en Münich, basado en una encuesta mensual a unas siete mil empresas, cayó a 104.7 en septiembre desde 106.3 en agosto. El pronóstico promedio de Reuters era de una baja a 105.7.

"La economía alemana ya no está funcionando sin problemas", dijo el Ifo en un comunicado.


El sondeo mostró un deterioro de la confianza en todos los sectores de la economía.

A comienzos de año, la economía alemana avanzaba con fuerza, gracias a un invierno inusualmente benigno que impulsó la actividad de construcción.

Pero se contrajo 0.2 por ciento en el segundo trimestre, lo que llevó a algunos a vislumbrar un riesgo de recesión.

Se considera que los principales factores detrás de la debilidad son la crisis en Ucrania y una vacilante recuperación económica europea.

El economista Klaus Wohlrabe de Ifo, dijo a Reuters que él proyecta un crecimiento cero para Alemania en el tercer trimestre.

Para el año completo, Wohlrabe estima que el Producto Interno Bruto (PIB) tendría una expansión de 1.5 por ciento.

"La mayor economía de Europa ha llegado a una etapa peligrosa, entre un periodo flojo y un punto cercano a un estancamiento de duración más larga", dijo Carsten Brzeski, economista jefe de ING.

Si bien los datos duros sugieren que la economía se mantiene robusta, los indicadores de confianza han sido más pesimistas.

A comienzos de semana, el Banco Central alemán pronosticó un final positivo para 2014 pese a la reciente desaceleración.

El gobierno prevé un crecimiento de 1.8 por ciento para este año, aunque la previsión podría no concretarse.

Algunos observadores, incluyendo al grupo industrial BDI y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), han reducido sus previsiones para Alemania en 2014 tras el débil segundo trimestre.