Economía

Confianza de inversores alemanes llega a su mejor nivel en más de un año

La confianza entre los inversores alemanes mejoró en marzo por quinto mes consecutivo, alcanzando su marca más alta desde febrero de 2014: 54.8 en marzo desde 53.0 en febrero.
Reuters
17 marzo 2015 8:19 Última actualización 17 marzo 2015 9:5
[Bloomberg] La confianza económica en los 17 países que usan el euro aumentó en 0.8 puntos a 89.4. 

Un indicador independiente de las condiciones actuales subió a 55.1 desde 45.5 en febrero, superando un pronóstico de una lectura de 50.0. (Bloomberg)

MANNHEIM, Alemania.- La confianza entre analistas e inversores alemanes mejoró en marzo por quinto mes consecutivo, alcanzando su nivel más alto desde febrero de 2014, pero el centro de estudios ZEW advirtió que una falta de avances en las crisis de Grecia y Ucrania está teniendo un efecto moderador sobre las expectativas.

El ZEW, con sede en Mannheim, informó el martes que su encuesta mensual de confianza económica aumentó a 54.8 en marzo desde 53.0 en febrero.

Un indicador independiente de las condiciones actuales subió a 55.1 desde 45.5 en febrero, superando un pronóstico de una lectura de 50.0.

El índice se basó en una encuesta a 219 analistas e inversores realizadas entre el 2 y el 16 de marzo.


Otros datos recientes han mostrado una imagen positiva de la mayor potencia económica de Europa, ya que el sector privado está ganando impulso, el desempleo está en descenso y las ventas minoristas y la producción están creciendo.

Además, los bajos precios del petróleo, un euro más débil y el programa de alivio cuantitativo del Banco Central Europeo también sugieren que la economía alemana se expandirá con fuerza este año después de crecer 1.6 por ciento el 2014.

El presidente del ZEW, Clemens Fuest, dijo que el positivo estado de la economía doméstica -que está siendo impulsada por unos consumidores beneficiados por mejores salarios, un bajo desempleo y una baja inflación- confirmó las expectativas de los expertos financieros.

Sin embargo, advirtió que los inversores están empezando a pensar más en los aspectos negativos del alivio cuantitativo, incluyendo una burbuja en el mercado de bonos.